X
This website uses its own and third-party cookies to provide our services and display advertising related to your preferences. If you close this window by pressing the 'X' button, we consider that you do not want to see this message again
Password
Username
Amor filial 2
Author: 
Amor filial
22-Oct-2017
10434
1
4.25/4
Amor filial 2
Madre e hijo, invitan a varias de las amigas de la madre para hacer una fiesta de "despedida de casada" que acabará con el juego de la botella.
Unos días después de que finalmente mis padres se divorciaran, convencí a mi madre para que organizara una fiesta de "despedida de casada". Era un modo de pasar página, olvidar una mala experiencia y encarar con ilusión los proyectos futuros.

Así que recuperando amistades de mi madre, algunas de su juventud, otras más recientes, conseguimos reunir unas diez amigas en casa.

Todas eran mujeres de una edad parecida a la de mi madre, o sea entre los 40 o 45 años; algunas estaban estropeadas por los años pero otras, eran auténticas MILF con las que no abría dudado de liarme.

La fiesta fue animada, organizamos un pica pica en el jardín, con embutidos, tostadas y canapés. Pusimos música de los 80 y como yo era el único chico y joven, también era la pareja más apreciada o sea que todas las mujeres intentaban sacarme a bailar, y yo, naturalmente, lo disfrutaba.

Después de comer, varias invitadas se fueron, porque tenían niños a los que cuidar o simplemente sus maridos las reclamaban; así que poco a poco, el grupo se fue reduciendo.

Sobre la una de la madrugada, ya sólo quedaban mi madre, tres de sus amigas y, naturalmente, yo.

Mi madre nos preparó unos cubatas de ron cola y para que no decayese la fiesta propuso jugar a algo.

Tras proponer varias opciones, como "El mentiroso" pero no teníamos dados, o el "poker" o la "canasta" pero tampoco teníamos cartas, decidimos jugar a la botella.

El juego era simple, se hacía girar una botella vacía sobre la mesa, y la persona a la que apuntara la boca de la botella, debía realizar una prueba.

Encima de la mesa sólo teníamos la botella de ron, o sea que con un "santhilari" vaciamos las copas y las llenamos de nuevo hasta vaciar la botella.

Le fiesta empezó a tomar un cariz distinto, todas las mujeres y yo, estabamos bastante alegres, por no decir mucho así que las probas se desarrollaran entre risas y carcajadas.

Primero a una le toco bailar pero para realizar el castigo, exigió una pareja, o sea yo. La música elegida era un Reggaeton de modo que bailó pegada a mi, sobándome sin ningún miramiento. Todas las demás la animaban mientras se reían sin poder parar.

La siguiente prueba obligo a una de las mujeres a quitarse la falda, cosa que hizo sin cortarse lo más mínimo.

La siguiente prueba le tocó a mi madre, que tuvo que besar en la boca a la mujer de su izquierda y, tras una breve duda se besaron, primero superficialmente, pero debió gustarles porque unos segundos después el beso dejó de ser casto para ser un morreo con todas las de la ley. Pasaron los 30 segundos de castigo y aún no se separaban, de hecho, estuvieron así más de dos minutos y sólo pararon cuando una de las manos de la mujer se posó sobre las tetas de mi madre.

De momento yo me libraba de los castigos, aunque a menudo era usado para realizar una prueba; así me pidieron que le quitara la falda a la mujer de mi derecha y luego que besara a la de la izquierda.

Finalmente, la botella me señaló a mi y todas las mujeres lanzaron una ovación... "por fin!!!".

Durante unos segundos se unieron en corro para deliberar mi castigo, tardaron más que en las otras ocasiones y finalmente me "condenaron" a ser el esclavo de cada una de ellas durante 1 minuto, tiempo durante el cual no podía moverme.

Eran cuatro mujeres y se jugaron a piedra-papel-tijera el órden en el cual serian mis propietarias.

A mi madre le tocó la primera, así que se acercó, me acarició el costado y poco a poco, me sacó la camiseta dejándome el pecho al aire

La segunda, me acarició la cintura, me desató el cinturón y me quitó las pantalones dejándome en una ropa interior que no podía ocultar mi enorme erección.

La tercera fué directamente al grano, agarro mis calzoncillos y me los quitó liberando mi pene de 20 cm, completamente erecto, y se lo tragó golosa. Cuando pasó el minuto que le tocaba, casi tuvieron que arrastrarla para que dejara de chuparme la polla.

Y finalmente la última, justamente a la que le había quitado la falda en un castigo anterior, se separó ligeramente el tanga y de un empujón se introdujo mi polla en su húmedo coño lanzando una jadeo de placer.

Aquello enloqueció a las otras tres mujeres que se lanzaron sobre mi como si quisieran devorarme, y de hecho lo hicieron; me chupaban los pezones, me lamían los huevos y me hundían la cara entre sus generosos pechos.

Cuatro mujeres lanzadas, sedientas de sexo, y todas muy calientes me utilizaron como juguete sexual. Se quitaron la poca ropa que les quedaba y mientras una me follaba, le lamia el coño a mi madre y las otras me lamían todo el cuerpo.

Mi polla estaba a punto de reventar y no pude resistir mucho más. Me corrí escupiendo mi leche en el coño de una de las amigas de mi madre y cuando esta saco mi polla se su coño, otra agarró mi polla y empezó a chuparla, sin dejar de perdiera dureza.

Al rato, mi polla ya estaba dentro del coño de otra de las amigas de mi madre, mientras esta lamía los pechos de la otra.

Senzillamente era un potro y me follaban sin descanso hasta arrancarme el segundo orgasmo, aún más intenso que el primero. Esta vez fue mi madre la que se metió mi polla en su boca, pero después de dos orgasmos seguidos le costo bastante conseguir una erección duradera.

Pero lo logró, entre otras cosas, porque las otras dos mujeres se lamían los sexos llenos de mi leche.

Mi madre estuvo cavalgandome sin descanso y poco antes de que terminara en su coño, se metió mi polla en el culo. El nuevo agujero, caliente y estrecho era extremadamente placentero pero no me dejó correr en su interior; poco antes de terminar, sacó mi polla de su culo y se la metio en la boca hasta el fondo de la garganta donde, finalmente, me corrí.

Entonces, las tres mujeres, se acercaron a mi polla y la lamieron golosas tragándose los restos de leche y morreándose entre ellas.

Pero yo estaba exhausto, caí rendido disfrutando de sus caricias sensitivas y me dormí.

Cuando desperté, mi cara estaba hundida entre los pechos de una de las amigas de mi madre y esta, dormía abrazándome y agarrando mi polla.



Reviews
Your review
Excellent
Good
Regular
Bad
Regrettable
NOTE: In order to add favorites, rate and post reviews you must login or create a new account if you are not registered.
Buen relato, te felicio, una pregunta porque no puedo copiarlo
23-Oct-2017
1 published reviews