X
This website uses its own and third-party cookies to provide our services and display advertising related to your preferences. If you close this window by pressing the 'X' button, we consider that you do not want to see this message again
Password
Username
Por fin lo hicimos
Author: 
Intercambios
22-Jan-2020
288
Por fin lo hicimos
Despues de varios años de casados y gracias mi perseverancia por fin logré que mi esposa aceptara a alguien mas entre sus piernas...
Déjame te cuento nuestra primera vez en estos menesteres:

Hola, quiero compartir con ustedes las agradables experiencias que mi esposa y yo hemos tenido en relación al sexo durante los últimos 2 años.

Empezaré por decirles que Somos una pareja del puerto de Mazatlán , México. Somos un matrimonio todavía joven para disfrutar del sexo plenamente; Mi nombre es Alberto , tengo 34 años, soy blanco y de complexión regular debido a que hago deporte; mi esposa se llama Lidia y tiene una sensualidad que me vuelve loco, tiene 31 años, es morena clara , mide 1.68 m , tiene unas piernas largas, llenas y bien torneadas las cuales tienen como marco un hermoso par de nalgas redondas y paradas , y en su parte superior un par de pechos 36 B los cuales son extremadamente sensibles.

Nuestra vida sexual era "normal" hasta que me empezaron a asaltar en mi cerebro imágenes eróticas de variedades sexuales como tríos, orgías ,etc. Esto debido a mi gran afición por ver películas por cable; Pero debido a que Lidia tuvo una educación sexual mas cerrada que la mía no me atrevía a comentarle sobre mis inquietudes sexuales. Pero cada vez eran mas fuertes en mí estas inclinaciones hacia la variedad sexual, por lo que comencé a pensar en la manera de introducirla a estas inquietudes a ella también.

Lidia fue mi primera novia y yo fui su primer novio y hombre...nos hicimos novios desde que yo tenía 18 años y ella 16....como a los 6 meses de andar de novios ....que le rompo el quintito....ahhh que sensación aquella...bien apretadita. Bueno , después de esa vez empezamos a hacer el amor regularmente...y así proseguimos....finalmente nos casamos hace 8 años , hubo un tiempo en que se apagó un poco el fuego pero después se avivó. Hace 2 años empecé a fantasear con hacer el amor con 2 mujeres (típica fantasía masculina) y le contaba esta fantasía mientras la acaricia para hacerle el amor, y como dice el dicho "tanto va el cántaro al agua hasta que se rompe" la fui convenciendo para que lo hiciéramos con otra mujer....ella intentó contactar a algunas de sus amigas y tratar de seducirlas para que cayera en nuestro juego, cabe decirte que el solo pensar que Lidia estaba intentando eso...me ponía a cien y nuestras relaciones eran muy placenteras;

Finalmente nunca pudo conseguir una amiga para que lo hiciéramos juntos, pero la cosa ya estaba avanzada, el camino que había yo ganado no lo pensaba perder, así que empezamos a comprar las revista "Historias Calientes" donde salen clasificados de variantes sexuales....y nos gustaba leerlos y en una de esas vimos un anuncio donde una chica le iba a hacer una fiesta caliente a su marido e invitaba a gente para asistir...nos pareció interesante (era en Poza Rica)y les escribimos...nos dieron la dirección y fuimos. Éramos 6 parejas ,la anfitriona estaba muy bonita y buena (22 años) pero Lidia y otra chava no se quedaban atrás , pechos grandes, nalgonas y sobre todo se veía que eran nuevas en esto porque se demostraba inocencia (y realmente era la primera vez para las dos)....todo empezó con un desfile de lencería donde todas las chavas se fueron a una recamara y después salieron modelando su ropa interior ...fue un gran espectáculo....después nos pusimos a bailar rolándonos las parejas (ellas seguían en ropa interior)...y yo veía como le agarraban las nalgas a Lidia...ella se dejaba hacer y yo aprovechaba también para sobarle el trasero a quien era mi pareja...después se hizo el juego de la botella, donde yo lo mas que hice fue besar a una de las chavas y a Lidia le tocaron 2 castigos ...el primero: que uno de los asistentes le hiciera el sexo oral encima de su bikini , Lidia se sentó en una silla con las piernas abiertas y el tipo empezó a pasarle la lengua por encima pero en una de esas le hizo a un lado el bikini y se lo empezó a hacer real....al finalizar Lidia me comentó que sentía su cosa muy caliente y es que en serio este tipo le puso tremenda mamada y Lidia lo disfrutó....el segundo castigo de Lidia fue: darle un beso en la boca a la otra chava nueva....pensé que Lidia iba a dárselo solo superficial ...pero cuando vi que se besaron muy intensamente , de hecho pude ver como Lidia jugaba con su lengua....eso fue realmente excitante...ya que Lidia ni por chiste había pensado en besar a otra mujer ...pero yo creo que el ambiente estaba tan caliente que ella reaccionó pasionalmente.

Cabe mencionar que el esposo anfitrión quería cogerse a Lidia, un chavo de 25 años que andaba sobre ella , de hecho me dijo que si nosotros queríamos nos podíamos separar para ir a la cama ...nosotros dijimos desde un principio que era nuestra primera vez y tal vez no íbamos a intercambiar que deseábamos ver y participar.

Llegó el momento en que la cosa estaba tan caliente que algunos empezaron a acariciarse y nosotros nos retiramos a una recamara con el chavo , quien nos dijo que allá estaba su esposa, llegamos a la recamara y su esposa le estaba haciendo el sexo oral a otra chava , por lo que nos acostamos a un lado ...entre el chavo y yo empezamos a acariciar a Lidia y el se colocó entre sus piernas y empezó a masturbarla mientras yo le basaba los pechos, él tenia el pene bien parado y duro y lo tenía a escasos centímetros de la entrada de la vagina de Lidia, incluso vi que en uno de los movimientos la punta de la cabeza del pene tocó esa entrada lubricada pero no se atrevió a empujar por los comentarios de que no pensábamos intercambiar; La siguió masturbando pero como no veía señales de que Lidia lo atrajera hacia ella permitiéndole penetrarla, él me dio paso para que la penetrara y él empezó a hacer el sexo entre los pechos de la chava que estaba con su esposa, terminando en su boca...entre tanto, yo cabalgaba a Lidia oyendo gemidos por donde quiera , viéndonos en esa posición (misionero) otras personas (hombres y mujeres) se acercaron a besarle la boca y los pechos y Lidia tuvo un orgasmo bárbaro.

Cabe mencionar que a la otra chava nueva se la cogieron en total 4 hombres y la última vez , mientras uno se la cogía sentada en una silla otras dos chavas le chupaban los pechos , esa vez si la oí gemir casi gritar.

Después la fiesta acabo, todos empezaron a vestirse , a darse teléfonos y a despedirse, nosotros también nos despedimos .

De regreso al puerto de Mazatlán , nos venimos dormidos todo el camino y después en las siguientes noches recordábamos lo sucedido como afrodisíaco a nuestra relación.

Después de esa experiencia, continuando fantaseando sobre el sexo en grupo y lo usábamos como afrodisíaco en nuestras relaciones...seguimos leyendo historias calientes y nos llamó la atención un anuncio de una pareja de Ciudad Neza , Edo de México...ellos pedían ver y ser observados....así que les escribimos y empezamos a conocernos por carta ...fue divertido porque empezamos un juego de preguntas por carteo preguntando lo que nos permitiríamos hacer si estuviéramos juntos.

Por fin llegó el día de conocernos, esto fue un mes y medio después de contactarlos. Ellos vinieron a Mazatlán y los esperamos en las terminal de autobuses...estábamos esperando cuando vimos que se acercaba una pareja joven...él era de mi estatura mas o menos , moreno claro y de complexión regular . Ella era bajita de estatura , blanca y complexión mediana ...tendiendo a delgada. Nos presentamos y saludamos y nos fuimos a mi auto ....mi esposa ese día iba con una minifalda muy coqueta y como tiene muy buena pierna y nalga daba tentación verla (Después Eduardo me dijo que cuando la vio lo primero que pensó es "si así se ve vestida como se verá desvestida"....fuimos a cenar un poco mientras nos conocíamos y después nos fuimos a un motel. Al llegar a la habitación nos pusimos cómodos y volvimos a platicar para conocernos un poco más, después empezamos a jugar a la botella...empezamos con prendas...poco a poco nos las fuimos quitando hasta que todos quedamos en ropa interior ,el primero en desnudarse por completo fue Eduardo... cuando vi el tamaño de su pene realmente me sorprendí ...al ver un pene tan pequeño ....nunca pensé que un adulto pudiera tener un pene tan pequeño...aprox. 6 cm realmente pequeño....bueno , después seguí yo ....después Lidia se quitó el sosten y dejo al aire su 36B , después le tocó a Yolanda , esposa de Eduardo, quitarse el sosten ,ya que el acuerdo fue que quien ya no tuviera ropa pasaba sin castigo, Yolanda nos dejó ver unos pechos blancos , firmes, redondos , con un pezon bien parado , y 34B de medida....a mi me gustó mucho ver esos pechos, después Yolanda volvió a perder y se quitó el bikini que llevaba dejando a la vista su sexo , era un sexo muy peludo .....y por último Lidia se tuvo que quitar su bikini también , lo hizo con estilo moviendo las caderas de un lado a otro ....esto nos puso bien calientes.....ya todos desnudos proseguimos a seguir con castigos, Eduardo beso a Lidia , yo Besé a Yolanda y luego Lidia nos sorprendió al ponerle como castigo a Yolanda que le diera un beso en la boca...Yolanda se sorprendió pero coopero con Lidia en ese excitante beso ...otro castigo que Lidia le puso a Yolanda fue que le dejara besarle los pechos....Lidia me dijo que hizo todo esto porque lo que a mi mas me gusta es ver a dos mujeres teniendo sexo. Ya entrados , nos pusimos a bailar , yo lleve una grabadora, cada quien bailo con la otra pareja ....yo al sentir la piel caliente de Yolanda se me empezó a parar mas el pene y se lo empecé a restregar por la pierna....Eduardo no desaprovechaba el tiempo y hacía lo mismo con Lidia y estaban bien enfrascados en un fuerte beso. En este momento decidimos irnos a la cama los 4 y cada quien empezó a cachondear a su pareja, Lidia y yo y Eduardo Y Yolanda, empezamos a tener sexo y yo le hice una señal a Lidia para que se juntara mas a ellos y tuviéramos mas contacto...Lidia interpreto esto como que les propusiera el intercambio y lo hizo...les preguntó si podíamos cambiar pareja....ellos dijeron que sí....por lo que fui a mi pantalón por unos condones .....le di uno a Eduardo , él le dijo a Lidia que no se lo quería poner porque se le iba a salir ya que su pene era muy pequeño ...pero Lidia no acepto y tuvo que ponérselo....Lidia se abrió de piernas para que Eduardo se lo pudiera meter....pero al sentir que se pasaba sin rozar mucho Lidia opto por cerrar las piernas para que Eduardo sintiera mas apretado y creo que resultó porque se empezó a mover a ritmo metisaca...yo de mientras me coloque entre las piernas de Yolanda y ella alzó las piernas para que se lo metiera. Al metérselo sentí como si la estuviera desvirgando de nuevo ya que estaba sumamente apretada , esto debido a que estaba acostumbrada a el tamaño de pene de su marido....sentí tan apretado adentro y empecé el metisaca ...pero en aquellas condiciones tan apretada ....no tarde mucho y me vine ....también oí que Eduardo hacia lo mismo..después de esto nos fuimos a bañar y los llevamos a la terminal de autobuses y nos despedimos de ellos....esta fue nuestra segunda experiencia, y Lidia seguía sin que se lo hubiera metido otro hombre porque ese pene tan pequeño ni cosquillas le hizo.

Después haber vivido las experiencias anteriores, tenía yo una gran satisfacción por lo que habíamos hecho pero me quedaba la espinita por saber cómo reaccionaría Lidia al tener un pene mas grande y grueso que el mío adentro. Así es que empecé a pensar como la convencería para poder hacer que se dejara coger por otro hombre (ya que en nuestra última experiencia me comentó que ya había satisfecho su curiosidad).

Para convencerla tenía que planear una buena estrategia de convencimiento y esta consistió en empezar a hablarle sobre fantasías durante nuestros momentos sexuales.

- Sabes que Lidia, comenté, la otra vez vi una película muy erótica, en la cual una pareja seducían a un joven en el bar y terminaban los tres en la cama.

Eso solo ocurre en las películas, comentó ella.

Creo que estas equivocada, le respondí, he leído revistas donde se publican personas que desean conocer a parejas , hombres o mujeres para diferentes actividades sexuales.

¿Tú has comprado ese tipo de revistas? , preguntó ella sorprendida

Pues sí , contesté , las he leído y me parecen interesantes; además algunos anuncios vienen con fotos por cierto de gente guapa y bien formada .

¿Y tienes alguna de esa revista aquí? , preguntó ella con cierto interés.

Sí , las tengo debajo del colchón ya que me da cierta pena que me las descubras, le respondí.

Bueno , vamos a echarle una hojeada a ver que tan divertidas son . ¿Puedo ver alguna?, preguntó.

Déjame sacarlas, contesté.

Me bajé rápidamente de la cama y saque 4 revistas que tenía bajo el colchón y volví a acostarme junto a ella.

Mira aquí están , escoge la que quieras , le dije.

Ella tomó una y empezó a hojearla viendo los diferentes anuncios que ahí se presentaban , a lo que me comentó:

Si te das cuenta la mayoría de esta gente es de la capital , no veo gente de Mazatlán.

Pues es verdad, yo tampoco he visto nadie de aquí, pero bueno sigamos viendo para divertirnos con estos anuncios, comenté; aunque mi verdadera intención era que ella siguiera viendo los anuncios para que se fuera interesando mas la idea , era como una clase de morbo que yo sentía al ver que estaba pervirtiendo , en cierta forma , a mi esposa.

Y creo que tuvo efecto la revisión de revistas porque esa noche tuvimos un encuentro sexual muy placentero ; de hecho cuando la estaba yo empezando a introducir , le comenté al oído sobre algunos anuncios que parecían buenos, y esto la puso a cien.

Así seguimos , leyendo anuncios , durante un mes y mi plan cada vez daba mejores resultados porque ella cada vez estaba mas interesada en ver los anuncios de parejas.

Hasta que sucedió lo que estaba yo esperando, apareció un anuncio de una pareja de Mazatlán de 30 años que deseaban conocer pareja similar de la región.

Esa noche le comenté a Lidia sobre la posibilidad de conocerlos , para saber como eran ese tipo de personas.

- Oye Lidia, le dije, apareció un anuncio en la revista de una pareja de 30 años de aquí .

¿En serio? , preguntó

Si mira el anuncio dice: pareja de 30 años desea conocer a pareja similar para convivir experiencias y si hay química tener juegos sexuales, debe ser de la región.

¿Y tú que piensas? , me preguntó.

Pues fíjate que tengo curiosidad por conocerlos ¿y tú?, pregunté

No sé, cuando estoy contigo me siento excitada de hablar de esto, pero la verdad no me cabe en la cabeza el pensar que otro hombre me la meta , después de todo tu has sido el primero y único que lo ha hecho, comentó.

Mira , no es necesario que lleguemos tan lejos con ellos , solo podemos conocerlos para saber que es lo que ellos han hecho en este ambiente, le sugerí.

Bueno , respondió, pero tú contéstales el anuncio.

Bueno , lo haré, respondí.

Esa noche tuvimos un gran encuentro sexual , para mí el solo pensar que estaba derribando la muralla moral de mi esposa me ponía muy excitado y ella lo sentía.

Contesté el anuncio y esperé que nos llegara la respuesta; cabe mencionar que no quise dar nuestro numero telefónico por desconfianza .

La respuesta llegó una semana después, él se llamaba Moisés y ella Blanca ambos trabajaban en una tienda departamental de Mazatlán y Moisés fue el que respondió a mi carta dándome su numero telefónico para mas rápido contacto.

Esa noche le pedí a mi esposa que se comunicara con él y contactara una cita , yo me sentía un poco nervioso para hacerlo.

Oye Lidia, ¿te puedo pedir un favor?, le pregunté

A ver dime, contestó

¿Puedes hablarle a Moisés y contactar una cita con ellos para conocerlos?, le pregunté , pero mi pregunta era casi una súplica.

Pero a mí me da pena, contestó; además, tú eres el que tiene esta idea en la cabeza y yo solo te sigo la corriente porque te quiero mucho y quiero verte satisfecho.

Anda que te cuesta, le dije.

Esa noche traté de portarme lo mejor que pude para lograr convencerla que llamara a Moisés , y lo logré.

Al siguiente día, Lidia le habló a Moisés a su trabajo:

Bueno ¿ Moisés?, preguntó por teléfono.

Si, él habla, contestó

Soy Lidia , la esposa de Alberto , nosotros contestamos un anuncio que publicaste .....¿lo recuerdas?

Ah, ya recuerdo ....¿cómo están? Qué bueno que hablan, respondió.

Oye, pues te hablo para preguntarte si podríamos conocernos . Preguntó Lidia

Por nosotros no hay problema, ustedes digan donde podemos reunirnos para tomar un café y platicar. Respondió Moisés.

Mira, en el boulevard hay un café llamado "el principal", ¿Que te parece si nos encontramos ahí mañana a las 8 de la noche? , preguntó Lidia

Muy bien ahí estaremos, finalizó Moisés.

Esa noche Lidia me comentó que todo estaba listo para encontrarnos mañana en la noche. Esta de más decirles que esa noche estuve muy excitado de solo pensar lo que podía ocurrir al otro día.

Al siguiente día en la tarde, Lidia se dio un baño y salió solo envuelta en una toalla grande, dejando ver perfectamente la silueta de su cuerpo.

Oye , como que me estoy acobardando de los nervios que tengo, me dijo.

No, no ,no, contesté, ahora me cumples , no podemos dejar plantados a Moisés y Blanca, además no tienes porque estar nerviosa, le dije, después de todo solo vamos a conocerlos y platicar con ellos y nada pasará.

Es verdad, dijo sonriéndome, solo vamos a platicar con ellos.

Oye , enséñame la ropa que vas a ponerte para nuestra cita, le dije.

Bueno, que te parece este pantalón ajustado color vino y esta blusa de licra, dijo mostrándome la ropa.

¿Y de ropa interior?, pregunté con mucho interés.

Bueno, pienso ponerme este bikini color crema que tiene encaje en la parte de enfrente, al decir esto , me mostró la sexy prenda que pretendía ponerse.

El ver esa prenda de seda con encaje enfrente , el cual dejaba ver el triángulo de vellos de mi esposa, me puso muy excitado , y mas excitado me puse al solo pensar que esa prenda podría ser quitada por otro hombre que no fuera yo.

Por fin se llegó la hora de nuestra cita, acudimos puntualmente a ella. Al poco rato llegó Moisés, era un tipo de piel blanca, de 1.70 m de estatura, de complexión mediana, tendiendo a delgado y de aspecto agradable; al llegar se presento y dijo:

Hola, buenas noches, ¿Alberto y Lidia?

Hola ...¿Moisés? , preguntamos

Así es , Gusto en conocerlos. Contestó amablemente

¿Y Blanca?, pregunté al no ver a su pareja.

Ella viene enseguida, dijo.....y empezamos a conversar.

Al poco rato llegó Blanca, Era bajita de estatura 1.55 m , delgada , piel blanca y con unos pechos grandes, los cuales resaltaban sobre su cuerpo delgado.

Hola. Se presentó

Todos respondimos a su saludo y empezaron las presentaciones correspondientes.

Ya entrados en plática nos enteramos que Blanca y Moisés en realidad eran amantes que compartían este tipo de experiencias y que cada quien estaba casado por su parte.

A Blanca no la vimos muy interesada en intimar con nosotros , de hecho solo platicamos unos 30 minuto con ella y después se despidió , pidiéndole a Moisés que la llevara a su casa.

Moisés estaba interesado en que siguiéramos platicando y nos pidió que lo esperáramos mientras iba a dejar a Blanca a su casa, como nos pareció que la noche apenas comenzaba y nos agrado la presencia de Moisés le respondimos que lo esperábamos .

Moisés re retiro con Blanca y Lidia y yo comentamos lo que pensábamos de cada uno.

A los 15 minutos regresó Moisés y nos propuso ir a un lugar mas tranquilo a platicar , nosotros aceptamos y le dijimos que lo seguíamos.

Moisés nos condujo hacia un lugar en la playa donde las parejas suelen ir en coche a cachondear o tener sexo, ya que el lugar estaba oscuro y no se metía la policía allí.

Ya en ese lugar , Moisés se pasó a nuestro coche y nos sentamos los tres en el asiento trasero , Lidia se había colocado en medio de los dos.

Moisés saco una bolsa con fotografías y cartas de las personas que habían contestado a su anuncio , así como también fotos de personas que ya había conocido; cabe mencionar que Moisés ya había participado en algunos tríos y orgías organizadas en el puerto.

La cosa se empezaba a poner caliente ; y de repente a Lidia le dieron ganas de hacer "pipi" por lo que dijo:

Saben que?...ya me dieron ganas de hacer pipi y como no hay baños cerca voy a tener que hacer aquí afuera. Dijo Lidia.

Por mi no te preocupes , no veré nada . Comentó Moisés de manera divertida y excitado.

Bueno , no vean nada. Dijo Lidia bajándose del coche y colocándose al lado de la puerta delantera, el mismo lado en que se encontraba Moisés.

Moisés pudo ver claramente como se bajaba los pantalones y su bikini para después agacharse y ponerse a orinar .

guauu, lo vi todo y fue espectacular. Dijo Moisés riendo.

¿Que tanto puedes ver? , respondió Lidia al saber que la habían visto orinar, y después de esto se volvió a meter al coche y sentarse en medio de los dos.

Para entonces la cosa ya estaba caliente y Moisés nos dijo:

Como me gustaría que me invitaran a disfrutar de ese banquete que solo Alberto disfruta. Proponiéndonos de manera disfrazada que le diera permiso de agasajarse a Lidia.

Pues pregúntale a mi esposo si puedes , él decide. Contestó Lidia viéndome a mi.

Pues si tu no te opones por mi no hay problema. Contesté.

Acto seguido, Lidia se inclinó hacia mi dándome un beso en la boca mientras alargaba la mano para tocarle la pierna a Moisés.

Al terminar de besarme se inclinó al otro lado ofreciendo sus labios a Moisés, ambos se trabaron en un beso donde las lenguas empezaron a jugar entre ellas , yo aproveche para subirle la blusa a Lidia y bajarle la copa del sostén para empezar a chuparle el pezón de manera sabrosa .

Cuando terminaron de basarse, Moisés hizo lo mismo que yo y Lidia solo se recostó un poco en el asiento para permitirnos un mejor alcance de sus pechos .

Ambos empezamos a tocar a Lidia por todo el cuerpo, estaba yo tan entusiasmado disfrutando el momento , cuando me dí cuenta que Lidia tenia el pantalón y bikini bajado hasta las rodillas y Moisés le estaba dando dedo en su vagina ; pude notar como entraba y salía aquel dedo de la vagina empapada de mi esposa mientras Lidia nos agarraba a los dos el pene queriéndonos dar el mismo placer que estaba sintiendo fue un momento muy excitante hasta que Lidia sintió su orgasmo se relajó.

Moisés y yo estabamos muy excitados pero yo sabía que me desahogaría en casa , entonces Lidia al ver a través del pantalón de Moisés una gran erección me dijo:

¿Me dejas ayudarlo a terminar?

Si quieres hazlo. Le contesté

Y Lidia se inclinó hacia él besándolo de nuevo mientras abría el cierre de su pantalón.

Una vez abierto Lidia metió la mano en el para sacar esa tremenda erección que Moisés tenía y cuando salió pude ver que se trataba de una herramienta tal vez igual de larga que la mía pero mucho mas gruesa.

Lidia empezó a masturbar a Moisés con gran entusiasmo dándole besos en el abdomen mientras seguía subiendo y bajando la piel de aquel gordo pene .

Moisés se reclinó hacia atrás para que Lidia tomara el pene con mayor facilidad.

Lidia empezó a hacer mas rápidos los movimientos de mano haciendo que Moisés se empezara a prepara para eyacular. Cuando Moisés estaba listo le dijo a Lidia:

Me voy a venir

Bueno hazlo. Contestó Lidia acelerando los movimientos de su mano.

En ese momento el pene de Moisés empezó a expulsar grandes cantidades de semen que Lidia guió hacia un lado.

Cuando Moisés terminó de eyacular , se arreglo su ropa y bajamos del auto.

Afuera platicamos solo un poco y nos despedimos .

Lidia y yo regresamos a casa y una vez allí hicimos el amor como locos recordando cada sensación que Lidia y Yo habíamos sentido al tener esa experiencia.

Los días pasaron y cada vez que Lidia y yo hacíamos el amor recordábamos la experiencia tan caliente que habíamos tenido con Moisés en la playa, yo me ponía muy caliente al saber que Lidia había masturbado a un hombre con una buena herramienta. Así que en una de nuestras noches calientes le pregunté a Lidia si le gustaría vivir otra vez la experiencia con Moisés.

Oye Lidia, ya que me contaste que te gustó mucho masturbar a Moisés, dime ¿Te gustaría repetir la experiencia? , le pregunté.

Pues la verdad, si me gustaría siempre y cuando tú estuvieras de acuerdo. Contestó Lidia

Pero esta vez tendría que ser en un lugar más cómodo y menos riesgoso......como en un motel, le dije yo proponiéndole ir mas allá de la masturbación.

Lidia entendió la propuesta que le había yo hecho de manera indirecta, y es que al estar en un motel sería mas fácil que Moisés pasara a mayores y por fin alguien pudiera cogérsela.

Oye, pero al estar en un motel podremos desnudarnos todos por completo y al estar yo desnuda y ustedes a mi lado, no sé lo que pudiera suceder. Dijo ella con cierta preocupación.

No te preocupes, si ha de suceder algo .....tratemos de disfrutarlo, le dije.

Y si en medio de mi calentura le permitiera que me lo metiera....¿Te molestarías?, preguntó Lidia asegurándose de que todas las cartas estuvieran puestas sobre la mesa.

Si eso es lo que deseas...no me molesto, el objetivo es que los dos disfrutemos de esta nueva experiencia, le dije a manera de darle confianza y dejar abierta la posibilidad de que Lidia permitiera que se la cogieran.

Lidia y yo quedamos de acuerdo en que sería ella la que se comunicaría con Moisés y le planteara la posibilidad de vernos otra vez pero esta vez para ir a un motel.

Lidia se comunicó con Moisés y entre risas, bromas y coqueteos le comunicó nuestras intenciones , a lo que Moisés enseguida aceptó y quedaron en lugar , hora y fecha de la cita.

El dia de la cita, Lidia estaba un poco nerviosa... empezó por bañarse y después a seleccionar la ropa que vestiría en esta ocasión. Seleccionó una minifalda rosada muy pegadita y una blusa de moda color guinda.

La combinación es muy buena; le dije después de que ella me pidió opinión sobre la misma.

Y que vas a llevar abajo? . Le pregunté con curiosidad.

¿Que te parece este "body" negro? Me preguntó a la vez que me mostraba una prenda tipo payasito de valet de encaje negro transparente con el cual no era necesario ponerse ropa interior.

¡Guauuuu eso está muy sexy! Le respondí al ver la sugestiva prenda.

Muéstrame como se te ve puesto. Casi le ordené.

Lidia se empezó a poner el "body", el cual se ajustaba perfectamente a su cuerpo haciendo resaltar sus amplias caderas, su buen trasero y sus grandes pechos.

Oye , se transparenta todo. Le dije.

De eso se trata , de ir lo más sexy posible...¿o no? Contestó de manera coqueta.

Lidia había quedado con Moisés en vernos a las 9:00 p.m. en las afueras de un motel conocido y de esa manera poder meternos los tres en un solo carro al cuarto. Moisés estuvo puntual a la cita y cuando llegamos acordamos que su coche lo dejaría en las afueras del motel y se subió en la parte trasera del nuestro, se recostó en el asiento trasero y nos metimos al estacionamiento del cuarto que nos asignaron.

Una vez adentro, cerré la puerta del estacionamiento y Lidia y Moisés salieron del auto.

Yo estaba muy excitado porque sabía que una vez estando en el motel nada impedirá que Moisés se cogiera a Lidia. Para llegar al cuarto teníamos que subir unas pequeñas escaleras que conducían del estacionamiento al cuarto; yo estratégicamente le dije a Lidia que subiera primero y enseguida Moisés y yo a lo último, como Lidia llevaba una minifalda , esto le iba permitir a Moisés poder contemplar el trasero y las piernas de Lidia y poder saborear el pollito que pronto se estaría comiendo.

Al estar los tres en el cuarto , lo primero que hicimos fue relajarnos y platicar un rato, después se propuso el juego de prendas y castigos, Moisés llevaba una baraja y con esa empezó el juego. Pronto empezamos a perder prendas y Moisés solo estaba en trusa al igual que yo y Lidia con su "body" , el cual dejaba transparentar los pechos y su triángulo de vellos.

El siguiente en perder fue Moisés, y al quitarse la trusa lo hizo con sumo cuidado a fin de no enseñar su enorme erección por completo. Luego me tocó a mi perder y deshacerme de mi trusa, yo estaba semierecto y Lidia en ese momento pudo apreciar la diferencia de penes, siendo el de Moisés igual de largo que el mío pero mucho mas gruesa.

Por último le toco a Lidia quitarse la última barrera que tenía para nuestros ojos....su "body", Lidia, de lo nerviosa que estaba, no pudo quitárselo por lo que me pidió a mí que se lo desabrochara por la parte de abajo, justo donde se encuentra la entrepierna, al hacerlo pude notar lo húmeda que estaba Lidia, no se podía decirse que estaba húmeda sino empapada...la entrepierna de su "body" estaba muy mojada esto a raíz de la estimulación visual que tuvo al ver a Moisés desnudo y con el pene bien parado y al saber que pronto todo ese pedazo de carne se encontraría dentro de ella.

Al estar todos desnudos, propuse que seguían los castigos pero que estos se harían estando todos en la cama, por lo que nos fuimos para allá. Lidia se acostó en medio de nosotros dos , yo a su derecha y Moisés a su izquierda.

Me tocó a mi poner el primer castigo y le ordené a Lidia que nos diera un beso en la boca.

Eso es muy fácil; respondió Lidia inclinándose para besarme primero a mí y después se dio la vuelta para dirigirse a Moisés el cual recibió un ardiente beso por parte de Lidia.

Bueno , yo ya cumplí ; dijo Lidia , ahora me toca a mi poner el siguiente castigo que mas bien será un premio para los dos; agregó dejando ver una sonrisa muy coqueta.

Quiero que cada uno de ustedes tome un pecho y me lo empiece a besar y a chupar; nos ordenó a la vez que se acomodaba para recibir unas buenas chupadas en sus pechos.

Ni tardos ni perezosos, Moisés y yo nos concentramos cada uno en agasajar al pecho mas cercano a nosotros poniendo especial atención en chupar los erectos pezones de Lidia.

Mientras Moisés y yo nos ocupábamos de los pechos de Lidia, esta estiraba sus manos para agarrarnos el pene a cada quien y empezar a apretarlos.

En medio de ese agasajo, llegó el momento en que mi mano y la de Moisés se encontraron en la vagina de Lidia, ambas manos iban hacia la misma dirección por lo que yo retiré mi mano para permitirle a Moisés que empezara a jugar con la vagina de Lidia.

Ambos estábamos acariciando y besando a Lidia por todas partes, en eso Moisés le dijo a Lidia al oido:

Que bonito cuerpo tienes!

Lo que Lidia agradeció y le respondió:

Lo que tengo en la mano también se siente bien; refiriéndose a el pene de Moisés el cual lucia grande y grueso.

¿Te gustaría sentirlo adentro? ; preguntó Moisés.

Ponte el condom ; le respondió Lidia dándole a entender que le iba a permitir metérselo.

Moisés obedeció enseguida y empezó a abrir la bolsita del condom para después empezárselo a acomodar y desenrollar a lo largo del pene , Moisés batalló un poco para ponerse el condom debido a que la erección que presentaba era impresionante y por eso su pene estaba muy grueso complicando así que el condom se desenrollara fácilmente.

Cuando Moisés se acabó de colocar el condom se colocó en medio de las piernas de Lidia quién al ver que Moisés se colocaba entre ellas solo las abrió para permitirle un fácil acceso.

Moisés empezó a tallar su pene por la apertura de Lidia y a restregárselo por los labios vaginales. A lo que Lidia respondió rodeando con sus piernas las caderas de Moisés y atrayéndolo hacia ella indicándole así que se dejara de juegos y que la penetrara.

Moisés entendió el mensaje y empezó a empujar su pene hacia el interior de la vagina de Lidia lo cual le costaba un poco de trabajo porque la vagina de Lidia estaba inchada debido a la excitación y eso se complementaba con que Lidia nunca había recibido un pene tan grueso en su interior.

Por fin Moisés logró meter su pene hasta la mitad y empezó a meterlo y sacarlo , pero al sentir esa vagina tan estrecha pensó que pronto se vendría y quería gozarla un poco más , por lo que optó por empezar a hacer movimientos circulares en lugar del meti-saca.

Cuando Moisés sintió que estaba cerca la eyaculación se salió y me dio paso a mí para que de esta manera él se distrajera y pudiera seguir taladrando el huequito que se le había ofrecido.

Yo entendí lo que Moisés quería y enseguida ocupé su lugar, me coloqué entre las piernas abiertas de Lidia y empecé a metérselo. Enseguida sentí lo apretada que se había puesto la vagina de Lidia y pensé que estaba inchada de lo excitada que se encontraba. Practiqué el meti-saca hasta que ví que Moisés se dirigía de nuevo hacia Lidia.

Me retiré y le dí paso a Moisés, el cual se volvió a colocar entre las piernas de mi esposa y esta vez le dejó ir el pene de un solo golpe y hasta el fondo; por lo que Lidia soltó un gemido cargado de satisfacción.

Lidia volvió a rodear la cadera de Moisés con sus piernas y Moisés empezó a meterlo y sacarlo pero esta vez hasta el fondo, Lidia se acoplaba a sus movimientos y lo atraía fuertemente hacia ella con sus piernas, así duraron varios minutos hasta que Moisés le dijo a Lidia que se iba a venir.

Cuando Lidia empezó a sentir las contracciones del pene de Moisés, esta empezó a apretar el pene con sus músculos vaginales proporcionándole a Moisés una tremenda ordeñada.

Cuando Moisés terminó de eyacular, se retiró y me dio paso a mi.

Debido a que Lidia estaba en un estado de excitación máxima, yo empecé a metérselo y sacárselo de manera rápida propiciando así que Lidia empezara a tener leves temblores como muestra de que estaba pronta a venirse, cuando sentí que los músculo vaginales de Lidia me empezaba a apretar con mucha fuerza aceleré mas mis movimientos y fue cuando Lidia soltó un fuerte gemido y empezó a venirse de manera salvaje , en esos momentos yo solté mi primer chorro de semen en el interior de aquella vagina que tanto estaba disfrutando, me vine abundantemente adentro de Lidia.

Después de esto, los dos caímos rendidos en la cama.

Moisés se acostó junto a Lidia y empezamos a platicar los tres a manera de calmarnos un poco después de la excitación vivida.

En eso estábamos cuando me di cuenta que Moisés estaba erecto de nuevo , e inclusive nos propuso:

Espero que Lidia haya disfrutado de esta experiencia porque yo lo disfrute al máximo, de hecho estoy listo por si gustan que nos echemos un segundo round ; Dándonos a entender que quería hacerlo de nuevo con Lidia.

Pues eso pregúntaselo a mi esposo, si él acepta un segundo round , yo también; contestó Lidia.

Mejor lo dejamos para otra ocasión ; contesté a manera de dar por terminada esa sesión.

Después de esto, los tres empezamos a vestirnos y prepararnos para irnos.

Nos despedimos de Moisés y le agradecimos por ayudarnos a cumplir nuestra fantasía.

En el camino a casa, Lidia se recostó a descansar mientras yo recordaba cada momento vivido en aquel cuarto de motel y por fin alguien se había podido coger a Lidia.
Reviews
Your review
Excellent
Good
Regular
Bad
Regrettable
NOTE: In order to add favorites, rate and post reviews you must login or create a new account if you are not registered.
0 published reviews