X
This website uses its own and third-party cookies to provide our services and display advertising related to your preferences. If you close this window by pressing the 'X' button, we consider that you do not want to see this message again
Password
Username
Así fué
Author: 
Confesiones
31-Oct-2019
320
Así fué
Mi primera vez por el culo.
Cuando el lunes el despertador sonó a las siete en punto, me pare y lo apagó de un porrazo. Después, gruñendo, me levantó muy a mí pesar de la cama. Había pasado una noche horrible, mejor dicho, un espantoso fin de semana, en el que no había parado de dar vueltas pensando en Fer y lo que pasó en Toluca. Y la mañana del lunes, tras haber dormido apenas dos horas y haber tenido unos sueños muy calientes en los cuales aparecía yo desnuda y arrodillada ante fer, todavía no sabía qué hacer.

No pensé en otra cosa mientras desayunaba, no hice caso a mi hermana cuando me hablo y la ducha tampoco me ayudó a aclarar mis dudas. Finalmente llegue a la inevitable conclusión. "No puedo con esto. Si acepto todo se complicará y estropearé toda mi vida. Todo ha sido una especie de pesadilla: se acabó. Fer no será para mi, solo más que un amigo".

Una vez tomada mi decisión solía mantenerme firme en ella. Por eso, no permitió que una vocecilla desde cualquier parte me diga que estoy tomando la decisión más fácil o que acabado de desechar la oportunidad de una vida mejor. Me fui a la habitación y comencé a buscar la ropa más recatada que pudiera encontrar, para dejar claro que no pensaba ser su amante. Pensar eso como si no me había propuesto el nada, jajaja "Y no pienso hablar con él siquiera". Se que mi voluntad podía flaquear si decidía hablar con el.

El fin de semana siguiente en una fiesta de unos amigos nos encontramos, no sabia que hacer

Salí de casa vestida con unos pantalones de mezclilla ajustados y una camiseta de manga larga que no me favorecía en mis formas en absoluto. Evitó maquillarme excesivamente. La velada comenzó de maravilla, llego a la reunión de los amigos de Fer como acordamos su mujer y yo, Fer entró en la casa y se dirigió a su sitio sin siquiera mirarme. Sentí una sacudida en el estómago y un asomo de duda apareció en mi cerebro. Intentó olvidarlo. Sin embargo, una y otra vez mi mirada se dirigía a Fer, que seguía sin hacerme caso y parecía muy interesado en una conversación con Mau.

-Hay varios tipos de oraciones subordinadas adverbiales…

Quieres hacerlo!. Fer te vuelve loca.

-Las más frecuentes son de lugar y tiempo…

Siempre lo has deseado.

-Eh… de lugar, de tiempo, de modo…

No puedes evitarlo. Eres una zorra por naturaleza como decíamos las dos (su esposa y yo).

Intentó con todas mis fuerzas centrarme en lo que estaba haciendo aunque aquella odiosa voz dentro de mi cabeza no me dejaba en paz. Y una y otra vez miraba a Fer, que no me devolvía la mirada…

En aquel momento Fer levantó la mirada y sus ojos miraron fijamente a los míos. Por un instante sentí una especie de euforia, pero Fer hizo un pequeño gesto de adiós con una mano, apenas la movió, y de repente me sentí muy triste, con unas ganas incontenibles de llorar, Fer volvió a ignorarme durante el resto de la noche, al finalizar casi la noche nunca me había sentido tan mal como en aquel momento. me metí en un baño de su casa y empecé a llorar.

Cuando pare, me miró en el espejo. vi. mi cara llena de lágrimas y ojeras. No podía más, era superior a mis fuerzas. Deseaba a aquel hombre de una manera que una semana atrás me hubiera parecido risible. Sabía que no podía oponerme a la voluntad de aquel hombre, y si quería volver a sentirme mínimamente feliz, como lo hizo ese día, de su casa cuando me puso frente al espejo, No podría soportar otro día más como aquel fin de semana. Y desesperada, tome la decisión que sabía que cambiaría toda mi vida totalmente.

Al día siguiente llegó a casa muy triste, desesperada incluso, pero teniendo en claro lo que debía hacer. Encendió la computadora sin perder tiempo. El teléfono comenzó a sonar, era la esposa de Fer, pero en aquel momento no tenía tiempo para ella. Lo primordial ahora era otra cosa.

Entre en el msn.

Fer no estaba conectado.

-¡Puta mierda!

La sensación de desesperanza se acentuó más en mi. ¿Era posible que Fer ya no se interesara por mí? ¿La olvidaría por haber hecho eso? Aquel pensamiento era insufrible para mí.

Le escribió un e-mail, pidiéndole perdón si hice alo mal y aceptando sin reservas todas sus condiciones, diciéndole que sería una amiga perfecta para el, sin ningún límite…, lo que quieras Hare, todo esto lo escribió decidida a cumplirlo, sabiendo que ya no hay marcha atrás. Pero aunque estuve conectada toda la noche, Fer no se conectó ni respondió el mensaje.

Sigo mirando regularmente a mi computadora conectada hasta bien entrada la noche. Para no separarme del computador (no quería perder lo que podría ser mi única oportunidad con Fer) le dije a mi mama que no cenaría y que se preparase algo. Me dolía no poder ocuparme de mi mama como hacía siempre, pero por primera vez, tuve claras mis prioridades: Fer era lo primero. Aunque todavía no fuese su amante o lo que fuera.

Tras dormir unas pocas horas (levantándome continuamente para mirar si Fer entraba al msn o contestaba el mensaje) me levantó temprano y me dispuse a hacer lo que debía: el único modo de arreglar las cosas era intentar verlo y sabia a donde buscarlo, de la manera más exagerada posible, para que Fer me perdone, me duchó y me maquilló, mucho más que otras veces, con mucho rímel en los ojos, mucho pintalabios. Después fui a elegir la ropa.

Elegí una pequeña tanga roja, que no solía usar para ir al trabajo, y una faldita vaquera muy, muy corta, la más corta que encontré. Me parecía escandaloso, incluso ridículo, ir así a al trabajo (la había comprado sólo para las ocasiones más especiales y picantes de mi vida) pero no tenía otro remedio. Mis largas piernas quedaban al aire, pues la falda apenas llegaba más a bajo de mis nalgas. Elijó una blusa blanca, y tras ponérmela decidió cambiarla por otra aún más estrecha, que hacía resaltar mis dos pequeñas tetas pero perfectamente.

Jajajaja "Parezco una puta casi" pienso. Incapaz de seguir mirando mi aspecto en el espejo, en la entrada, me puso unos zapatos de tacón alto y salgo de casa gritando a mi mama que tenía que irme antes. No podría ir vestida así al instituto, no quería que me viese con estas pintas. Desgraciadamente, sabía que la vería aquel día, tarde o temprano, pero no iría al trabajo iría a su oficina

Y debía admitir que, por mucha vergüenza que estuviera pasando al vestirme así, también me estaba excitando bastante aquello.

Al llegar al edificio donde estaban las oficinas, algunas veces pensaba en volver y dar marcha atrás. Pero no quería desaprovechar una mínima oportunidad para estar con Fer, y sabía que si paraba ahora el se olvidaría de mi para siempre. ¿Pero no se habría olvidado ya? En eso salio Fer a recibirme, mis piernas me temblaban

La alegría que sentí en aquel momento fue tal que es imposible describirlo. De repente volvía a tener ganas de vivir, estaba dispuesta a hacer lo que fuera por el, Con un cosquilleo en el estómago y un poco de miedo me pare le di un gran abrazo y me dijo

-Hola bonita! A pesar del disgusto que me diste la semana pasada, te voy a dar otra oportunidad. Ven mañana, martes, a las seis y media Ven vestida como esta te ves increíble niña bonita.,haa se me olvidaba compras 2 soflub(lubricantes).

-porque dos? Y que yo los compre!

-si dos y tu los compras

-para que tantos?

-Porque mañana te quiero reventar el culo

-pero Fer tu sabes

-que parte no entendiste de te quiero reventarte el culo, es solo una oportunidad. Si a partir de ahora me cambias los planes como tienes la mala costumbre, se acabará todo. Bye!,

El martes estaba de buen humor. No sabía por qué exactamente, pero las cosas estaban yendo bastante bien, y eso me alegraba. Faltaba sólo unas horas para estar con Fer, sólo había un detalle que me preocupaba. Mi madre. En estos últimos días se la había visto muy triste, muy caída, y apenas había hablado con ella. Siempre había estado muy unida a mi madre, siempre la había ayudado. Pero ahora… Y unido a su aparente depresión, y estaba el hecho de que había cambiado radicalmente mi forma de vestir. Pero le resultaba muy extraño a mi madre.

Seis y cinco. ¡Mierda!

Se me había hecho tarde, pero al menos me había vestido lo mejor posible. "Por decirlo de alguna manera". Desde que salí de casa había desabrochado botones hasta que la parte interna de las tetas, quería hacer las cosas bien.

El lugar que Fer había elegido no era para nada discreto. Tampoco especialmente céntrico, pero la gente que anduviese por allí nos podría ver. Tal vez fuera esa su intención.

Fer mando por mi con el chofer, al salir del coche mire a mi alrededor. No es que hubiera mucha gente, pero varias personas estaban en el restaurante, el chofer me dijo acompáñame esta en un privado, al entrar vi. al hombre que me había vuelto loca; Fer estaba de pie, con el sol brillando detrás de él, iluminando su traje a cuadros, respire hondo pero no dudó ni un segundo. Me dirigió hacia él.

Nada más llegar a él, la mano de Fer se extendió para recibirme como una princesa, me sentía única como nunca me habían tratado, ahora entendía lo que decían de el, es todo un caballero te sabe tratar increíblemente, te hace sentir importante, deseada, que eres todo para el.

-Lo siento, Fer nunca más te hare eso, te lo prometo.

-Aquí no paso nada!

-no me digas eso me haces sentir mal

-eso ya lo sé, solo que también no fue fácil para mi

-de verdad?

-crees que te miento

-no

-lo importante de todo ya estas aquí y te vez increíblemente, toda una niña bonita!

La cena fue increíble, tomamos algunos tragos de coñac, y después pago la cuenta y salimos del lugar, me levantó me tomo de su mano y me dirigió al coche. Donde nos esperaba el chofer, entramos los dos a la parte trasera le indico al chofer a donde ir, a condesa a un depa. Llegando tomamos el ascensor yo estaba sumamente nerviosa, el en todo momento me tenia tomada por la mano salimos del ascensor y entramos al depa, me dijo toma asiento en lo que preparo unos tragos ok, en la mesa de centro preparo unas líneas como de 10 cm. o mas, sirvió los tragos y se sentó enfrente de mi, cosa que me sorprendió, yo lo veía y me dijo

-Bien, bonita. Estoy muy decepcionado contigo. Aún así, parece que estás dispuesta a aprender. Pero antes que nada, ¿aceptas esta situación sin ningún tipo de límites o condiciones? Entiendes todo lo que significa esto

–La madurez con la que hablaba era propio de su edad

-piénsalo bien, se vale arrepentirse y aquí no a pasado nada, simplemente. Pasarás a depender de ti, y seremos únicamente amigos solo eso o con derechos. Serás una buena puta, además, cuando te haya arreglado un poco deberé cambiar todo en ti, desde tu aspecto físico hasta tu actitud, comportamiento e ideas.

-Sí, Fer –contestó suavemente, sin mirarle a los ojos.

-Obviamente, todo lo que no sea yo pasará a primer plano. Tu trabajo, tu familia… e incluso tu pareja, estarán delante de mi, por nada los cambiaras a segundo lugar

Hice una mueca de dolor al acordarme de mi pareja, y pensar como es posible que el quiera estar en segundo plano, con solo pedirlo estaría en primer plano,

-Lo comprendo y lo acepto, Fer

–estas perfectamente consciente de lo que estas aceptando

-Siempre lo había deseado, y sin embargo me daba un poco de miedo. Todo se compensaría con estar cerca de ti, claro!

-Te voy a poner unas normas muy básicas, para que te empieces a acostumbrar. Obviamente, a partir de hoy todo esto te parecerán unas tonterías. Vamos a ver… primero, con respecto a tu físico. No te preocupes en comprarte ropa nueva (eso lo haremos juntos más adelante), pero deshazte de todo aquello que estropee tu hermosa figura. Olvídate de momento del sujetador, y debajo sólo quiero tangas muy mínimos, básicamente de hilo dental o cacheteros. Nunca usarás pantalones, siempre minifaldas, Y arriba cualquier cosa que se te pegue al cuerpo, que deje ver tus tetas a gusto. ¿Comprendido?

-Sí, Fer

-Bien, más adelante estés donde estés o esté quien esté delante de ti, siempre quiero ver esa actitud, firme y de seguridad. Y me aseguraré de que así te comportes, aunque no esté delante, pero no te pases… todavía. Y tu familia… supongo que pronto sospechará algo. Tú insiste en que no te pasa nada, en que quieres disfrutar más de la vida. Porque quiero que dejes de preocuparte tanto por el trabajo y la familia. Vete a bares, a fiestas, a lugares donde hay muchas personas, que vean en ti tu seguridad y la niña bonita que eres, estas para escoger no para que te escojan.

-Sí, Fer

-Como decía, mejora tu nivel cultural, libros, de cine, cultura, informativos… pero también quiero que empieces a ver cosas porno: revistas porno, cine porno… todo quiero que sólo pienses en ti. No quiero que sepas lo que pasa por el mundo. Yo te diré qué opinar de cada cosa. Tú sólo debes interesarte por ti. Debes parecer (poco a poco, claro) soez y arrogante. Ordinaria y capaz de ser lo que quieras. Poco a poco deberás cambiar tu forma de hablar. Habla sólo con frases cortas, nunca Frases incoherentes… Por supuesto nada de escribirme al msn de ahora en adelante.

Ahora Fer parecía pensativo.

–sabes te quiero reventar el culo hoy hasta que te entre un poste,

Suspire hondo, me sorprendió como un balde de agua fría su comentario tan directo, y mi respuesta fue de lo más sincera, tanto que me atreví a mirarlo directo a Fer a los ojos por primera vez.

-Fer, eso quieres, hazlo reviéntame el culo toda la noche. No me arrepiento para nada. De estar contigo y Sí, quiero ser tu amiga con derechos, con todas las consecuencias que eso me traerá. Traté de evitarlo y no pude; fui una tonta y lo siento muchísimo. Pero ahora ya sé lo que quiero. No te fallare, lo prometo. Y quiero que me revientes el culo hasta que me gustes, no importa que yo no pueda tu síguemelo reventando

Fer sonrió y sus ojos brillaron malignamente.

-Sea así, pues, bonita salud

-salud Fer! Puedo unas líneas

-son para ti las que gustes, el papel completo para ti el otro es para tu culo y el tercero para mi ok

-uno para mi culo!

-si uno para tu culo

-jajajaja me quieres drogar el culo?

-no solo eso te lo quiero reventar en dos!

-bueno no se que decirte pero antes deja meterme una líneas, sniff, sniff sniff, sniff, bueno 4 jajaja

Yo me encontraba hincada con mis pies cerrados, frente a la mesa de centro, cuando levante la mirada, no lo encontré frente de mi, solo sentí como sus rodillas quedaban a lado de mis pantorrillas, me tomo por la cintura, mi cuerpo se estremeció, sentí como si me faltara la respiración, con su mano levanto mi cabello y me dio un beso en la nuca, sentí que mi estomago se revolvía, mis muslos y piernas se empezaron a mover frotando parte de mi panochita, después de ese beso, con su mano izquierda en mi bajo vientre, me jalo hacia su cuerpo, hasta que mis nalgas quedaron pegadas a su paquete, con su mano derecha la puso en mi nuca y me inclino nuevamente a la mesa para que aspirara algo mas, lo cual hice sin dudar, cuando estaba inhalando, sentí como metió su mano izquierda por debajo de mi mini, hasta llegar a mi panochita cubierta solo por mi tanga y ya sumamente mojada, apretó ligeramente mi panochita, yo puse mis manos en la mesita y medio me incorpore, quería decir algo y de mi boca solo salio

-haaaaaaaaa, ummmmm, ummmmmmmmmmm

-estas mojada pareces fuente niña bonita

-si, siiiiii, haaaaaaaa que rico me tocas ummmm

Me incorporo quedando hincada completamente, con su mano derecha empezó a tocar mi teta, de una manera única, primero la apretaba fuerte hasta que veía que me molestaba, y bajaba la presión, disminuía hasta que sentía una delicia como movía tetas para nuevamente apretármelas, metió su mano dentro de mi camisa y empezó con su dedo a dar vueltas en mi pezón, para luego apretarlo, me traía loca, mientras su mano izquierda presionaba de una manera única sobre mi tanga y recorría su mano de arriba a bajo presionando mi clítoris, a estas alturas sentía como mis líquidos corrían entres mis piernas, ya no podía mas, de repente metió su mano dentro de mi tanga, y dos de sus dedos los metió en mi panochita, los movía mientras con su dedo gordito oprimía mi clítoris era una locura yo solo movía mi nalgas en círculos

-Ssshhhh…déjate llevar, niña bonita, de vez en cuando sacaba su mano para masturbarme encima de la tanga y me excitaba cada vez más; fue delicioso. Me susurraba al oído y me lamía el cuello, lo mordisqueaba, también las orejas, finalmente me besó. El frío del depa y el calor que sentía en el cuerpo era delicioso. En la misma posición yo frente a la mesita y él detrás de mi, metió la mano debajo de mi tanga para dedearme…lo hizo de maravilla,

-Qué rica panochita tienes, suave, y ya rasuradita; se ve que eres como yo de cachondo(caliente) Te la voy a chupar, te la voy a lamer, te voy a mamar esa panochita tan rica tienes, antes de reventarte el culo

-Síguele, Fer…sígueee…sígue…me voy, me voooy a venir…qué rico…

-Luego te la voy a meter, te voy a coger delicioso, Vas a sentir mi verga hasta la garganta, niña bonita. Te la voy a meter como nunca por el culo, hasta que llores

-Así, así, así, así, así…ay, me vengo, me vengo…mmmmmmmmmmmm…ah. Mmm, qué rico

Fer dejó poco a poco de masturbarme y me besaba el cuello, restregaba su bulto en mis nalgas y acariciaba las tetas

-Ahora me toca

Me levanto la falda hasta que mis nalgas quedaron descubiertas, puso una mano sobre mis nalgas, tomo mi tanga y la hizo a un lado, y comenzó a acariciarme la hendidura que las separaba, suspiré levemente.

-¿Te gusta? – preguntó

-Me encanta, repuse mientras sentía sus dedos recorriéndome el culo.

Su mano se detuvo en mi culo y comenzó a manipularlo con los dedos, mi piel se erizó e intenté relajar el esfínter para que tuviera acceso a mi interior, abrió un papel, con su dedo lo revolvió en el papel hasta que su dedo quedo completamente blanco, mas de la mita, tomo un lubricante y empezó a vaciarlo casi arriba de mi culo por mi rayita hasta que el lubricante llego a la entrada de mi culo lo sentí como la falange de uno de sus dedos se introducía, gemí y me quise separar, el con su otra mano me tomo de mi panochita y me jalo hacia el, levantando también mis caderas para buscar más penetración…

-Siiii… sigue…- le pedí.

Noté como separo mis pies con sus rodillas quedando ellas en medio de mis pantorrillas, sentí como su otra mano se unía a la primera, las dos comenzaron a manejar mi trasero, mientras una prestaba especial atención a mi hendidura y al culo, la otra acariciaba mis ingles y la cara interna de mis muslos…, puso mas droga en mi culo y la empujaba con su dedo la sensación era rara primero como si te metieran arena y después ardor, después no sentías dolor

-Dios mió…no pares…- dije mientras abría mis piernas lo más que podía.

No se en que momento o como lo hizo pero ya eran dos los dedos que tenía dentro de mi culo, moví circularmente las caderas mientras un escalofrío de temor me sacudía, ¿me estaba preparando para reventarme el culo, como el dice, no creía que su verga la pudiera tener dentro de mi, por otro lado el solo hecho de imaginarme que lo deseaba y quería hacerlo, hizo que mi panochita se mojara mas, sentí la humedad entre mis piernas y como corrían mis líquidos.

Una de sus mano se movía alrededor de mi panochita, tomó posesión de ella, comenzó a sobarlo sistemáticamente, se movía de arriba abajo obligándome a mantener mis nalgas levantadas para que tuviera acceso a cada rincón…

-Más…más…más… - le pedía mientras sentía como mi sexo se licuaba.

De repente una nalgada me hizo gritar, antes de que pudiera decir nada reanudó sus caricias y volví disfrutar, mi temperatura subía por segundos cuando de nuevo una nalgada mas, me sacudió, volví a gritar y de nuevo me "calmó" con sus caricias. A partir de entonces las nalgadas se repetían periódicamente, llegó un momento en el que cesaron mis gemidos, sabía que a continuación sus dedos en mi panochita y culo me iban a "recompensar" e, instintivamente, levantaba el trasero buscando la nalgada. Sentía mi cuerpo arder, un calor superior al de mis castigadas nalgas…estaba caliente como una zorra en celo, le pertenecía a este hombre, era suya y ansiaba que hiciera de mi lo que quisiera, no sabía como mostrarle mi sumisión y mi gusto por el… y lo hice con unas palabras de las que me arrepentí nada más pronunciarlas…

-¡¡¡reviéntame el culo!!! – grité

-¿Estás segura?

-¿Me harás daño? – contesté con otra pregunta.

-Sabes que no, pero dolerá poco, después disfrutarás, en caso de que no se pueda no abra problema

-Quiero que lo hagas… quiero que sepas que soy tuya…mi cuerpo te pertenece…

Sus manos continuaban su labor y ya no podía contenerme…

-házmelo ya

-Todo a su tiempo, necesito prepararte.

-¡No! Le dije sobresaltada, mas preparada no puedo estar

De nuevo volvieron las nalgadas y las caricias, comencé a llorar e intenté pegarme a el, mis gemidos y ardor me ponían mas caliente, estaba vencida y era consciente de ello…

-Haré lo que quieras y con quien quieras – le dije.

-Eso ya lo sabía

-que?

-si ya lo se! y se como eres de cachonda

A continuación sus manos se convirtieron en dos "batidoras" que me machacaron por delante y por detrás, me retorcía y gritaba mientras mi cuerpo entero se convulsionaba por el orgasmo tan cabron que provocaron su experta manipulación, mi vientre se vaciaba en continuas oleadas de flujo. Le supliqué que terminara de una vez pero no me escuchó, las fuerzas me iban abandonando por segundos y pronto, exhausta, me hundía recargada en la mesita en forma de "l invertida" sintiendo como sus manos tomaban posesión absoluta de mi cuerpo.

Dejé de sentir sus manos e intenté recuperarme, estaba agotada pero satisfecha, sonreí pensando en mis intenciones cuando salí de casa, quería acción, morbo… y vaya si lo estaba consiguiendo. Mi respiración se iba calmando y los latidos de mi corazón se normalizaban, sabía que muy pronto todo volvería a empezar… y yo estaba empezando a desearlo, ¿como me sorprendería esta vez? temblé de excitación y comencé a imaginar lo que sucedería, me prepare unas líneas (4), las inhale un gran trago de coñac

Estaba perdida en mis fantasías cuando Fer se acercó nuevamente por detrás, me dijo quédate así, yo estaba apoyada en la mesita con mis codos en ella y mis nalgas paradas, tomo un lubricante, le quito la tapa y con su mano izquierda la llevo a mis nalgas con sus dedos abrí la entrada de mi culo, con su otra mano puso algo de lubricante en mi culo y empezó poco a poco a meter el pote del lubricante, no se cuanto yo gemí y no sabia que decirle, de repente lo aplasto el pote vaciando una cantidad grande de lubricante dentro de mi culo lo saco con cuidado, tomo droga bastante entre las puntas de sus dedos y empezó a ponerme en la entrada de mi culo, soltó mis nalgas, se puso al lado de mi y me dio un beso profundo casi me derrito en su besos, se separo de mi, y yo seguía con la boca abierta pidiendo mas, tomo un trago, se puso nuevamente atrás de mi con una mano abrió nuevamente mis nalgas y con la otra puso la cabeza de su verga en la entrada, al soltar mis nalgas me sorprendió lo ancho de su verga con su cabeza basto para que mis nalgas se separaran, me entro un escalofrío, voltee a verlo y en ese momento empujo un poco, eso me hizo poner mi cabeza al frente y soltar un gran grito, haaaaaayyyyyyy aaggg, duele esta muy gruesa, solo entro su cabeza, el no se movía, empezó a besarme la espalda hasta llegar a mi nuca, yo empecé a relajarme y nuevamente otro empujón mas, sentí como si me volvieran abrir mi culo nuevamente, haaaggggg yaa…. Por favor, empezó acariciarme con su otra mano mi panochita, con la otra mi pezón y sus besos en mi nuca, eran tantas caricias, que me tenían fuera de mi cuando empujo nuevamente la sensación de que te abren por dentro en cada metida es una locura, yo estaba que no podía, le pedí

-ya métela toda por favor

-no, aun no deja, que sea así

-ya no aguanto métela

Y lo hizo nuevamente metió mas

-haaaaaggggg ya entro toda

-toda no!, falta

-no, ya entro, claro que si

-toca

Tomo con su mano la mía, y la llevo a mi culo cuando sentí su verga me digo apriétala, yo la tome entre mi mano y no alcanzaba a cerrarla, y aparte faltaba todo eso por entrar, en ese momento empujo entrando hasta donde mi mano permitió, ya que pego con su cuerpo,

-haaaaaagggggg ya esta, Fer ya

Me quito mi mano y fue metiendo lo que faltaba de su verga, poco a poco, sentía cada centímetro de su verga entrar, me tenia con la boca abierta a mas no poder y mis ojos como platos, solo gemía, mi respiración era rapida, agitada

-mmmmmm, hhaaaa no aguanto sigue entrando! y lo…. Siento, haaa siii en un momento sentí como sus huevos pegaron en mi panochita, voltee a verlo y le dije

-ya entro toda

-no, aun no solo hasta donde tus nalgas se pegan a mi,falta esto

Con sus manos tomo mis nalgas y las abrió, en ese momento se empujo, y su verga entro por completo en mi culo

-haaaaaagggg nooooo, puedo moverme siento que me llega hasta el estomagoooo, haaaggg, para ya esta hasta el fondo, yaaaaa esta toda tu verga en mi culo, haaaaaaa mmmmmm esta toda adentro

- si ya esta toda, ahora solo espera que tu culo se acomode a mi verga

Fer no se movía, solo se dedico a llenarme de caricias en lo que el dolor pasaba, con su mano derecha tomo una de mis tetas, con la izquierda me acariciaba mi panochita, apretándome al bajo vientre me lleno de besos todo mi cuello y parte de la nuca en lo que me tomaba el cabello.
Reviews
Your review
Excellent
Good
Regular
Bad
Regrettable
NOTE: In order to add favorites, rate and post reviews you must login or create a new account if you are not registered.
0 published reviews