X
This website uses its own and third-party cookies to provide our services and display advertising related to your preferences. If you close this window by pressing the 'X' button, we consider that you do not want to see this message again
Password
Username
Todo en la vida es negociable
Author: 
Intercambios
01-Oct-2019
218
Todo en la vida es negociable
Para cerrar un buen negocio, hay cosas que sobran, si tienes la mercancia que necesita tu cliente
Hola me llamo Nadia y mi siguiente relato sucedió hace algunos años.

Yo estoy casada con Ernesto, tenemos más de 20 años de matrimonio y como todo matrimonio, hemos tenido sus momentos buenos y malos, él siempre ha sido un buen esposo, hombre de mucha cultura y bueno para los negocios, siempre nos ha ido bien en lo económico, pero hubo un momento en que las cosas no marchaban como el esperaba.

Todo comenzó cuando decidió abrir un comercio dedicado a los textiles, una pequeña distribuidora de ropa a mayoreo, al principio yo le ayudaba en el negocio, fui su primera secretaria, en un principio a mí me gustaba todo lo relacionado con los negocios, mi preparación académica era sobre ellos, me licencie en negocios internacionales y quien mejor que yo para ayudarlo en todos sus negocios.

Al principio todo iba de maravilla, tanto así, que empezamos a crecer en nuestro mercado, no hicimos de más personal y las cosas fueron viento en popa.

Al ver la mejoría económica, le comunique a Ernesto, que prefería ya no más trabajar con él, que pretendía quedarme en casa y disfrutar de la vida. A lo cual mi esposo acepto.

Así que por unos años tuve una vida de reina, viajar, conocer el mundo, dedicarme al cien por ciento a mi esposo, a cuidarme, a lucir bella para él, siempre he sido una mujer muy atractiva, aunque se escuche mal, pero la verdad no puedo ocultar lo que dios me ha dado, la mayoría de las esposas de los amigos y socios de mi esposo, no me soportan, me tienen envidia porque soy el centro de atención de todas las miradas cuando llego a algún lugar.

Mi esposo está muy orgulloso de mi, el tener a una mujer a su lado que lo ama y lo acompaña en sus triunfos, me describiré un poco para que puedan imaginar de lo que les estoy contando: soy una mujer de 40 años, pero muy bien cuidada hago ejercicio todas las mañanas, para conservar mi figura, mis medidas son 102-64-106, mido 1.68 m. mi talla de sostén es de 36DD y mi pantalón es talla 9, tez clara, cabello castaño, me encantan mis piernas, pero sobre todo mi mayor atractivo es mi culito aunque mis tetas no tienen desperdicio.

Después de tener buenos años en lo económico las cosas empezaron a decaer, nuestras ventas se vinieron dramáticamente abajo y aunado a la crisis económica que se vivía en España en esos años las cosas estaban bastante mal.

Ernesto preocupado por tal situación debió despedir a varias personas, eso lo inquietaba mucho, ser el causante de que varias familias perdieran el sustento no era fácil asimilarlo, cada noche me lo confesaba y sus preocupaciones iban en aumento.

En una ocasión me comento que tenía un cliente de nombre Juanico Mora, hombre de 38 años, yo no lo conocía personalmente, pero era un hombre que podía solucionar nuestros problemas económicos si aceptara firma un contrato importante, dado que él era el contacto directo con una empresa muy importante en el ramo.

El problema que veía mi esposo era la conducta de Juanico, mi esposo sospechaba que él tuvo algo que ver en la renuncia de Úrsula, su secretaria, al parecer se quiso sobrepasar con ella y ella renuncio. Era un don juan, hombre que conquistaba a cualquier mujer de una u otra manera.

La situación empeoraba, tanto así que tuve que volver a trabajar en la compañía, después de tantos años volví a acompañarlo en su trabajo, una vez ahí me di cuenta que las cosas estaban tan mal, como las mencionaba Ernesto nuestros clientes eran contados.

Una mañana haciendo labores secretariales, entro un hombre a la oficina, preguntando por mi esposo.

¡Señorita buenos días! ¿Se encuentra Ernesto?

Si le respondí

¿Quién lo busca?

Soy Juan Mora

(Así que este es el señor Juanico, pensé)

Un momento por favor

Sentí como me miraba de pies a cabeza, como recorría todo mi cuerpo, con esos ojos de conquistador empedernido.

Eres la nueva secretaria de Ernesto pregunto

Si respondí, cuando le iba a decir que además soy su esposa

Ernesto salió de la oficina en ese momento, interrumpiéndome

¿Juan cómo has estado? le dice mi esposo

¡Bien! ¡Pero muy bien! Le contesta viéndome directamente a mi escote

Ernesto tu sí que sabes elegir buen personal le comento

Tu secretaria nueva es muy atractiva… yo me quede callada esperando que Ernesto dijera algo

A lo cual respondió

Tú siempre tan observador, pasa conmigo a la oficina.

Señorita por favor tráiganos café.

Al escuchar eso me quede fría… no me lo esperaba

Entraron a la oficina

Me levante, camine hacia la puerta y quise escuchar lo que decían.

Hombre Ernesto pero que buena esta tu nueva secretaria

De seguro ya te la estarás follando condenado, le decía

Mi esposo solo contestaba con risas, como diciendo sí, eso me atareo de alguna manera, que planeaba Ernesto con esto, porque no le aclaraba que yo era su esposa.

Pero qué cuerpo tiene, es un manjar, que tetas se le ven detrás de ese lindo escote, le decía Juanico a mi esposo, y el sin decir palabra alguna.

Venga hombre hablemos de negocios, le dijo mi esposo.

Hombre tío, hablemos de tu nueva secretaria, que esta rebuena la condenada, que ojos tiene, que cabello, seguro que te la follas y bien que disfrutas de ella, mira que si fuera mi secretaria vale.

Continuaron hablando de mí esos minutos, mi enojo pasó de inmediato y empecé a sentirme excitada, al escucharos a hablar de mí como una extraña. Esa tarde llevaba un traje sastre, con pantalón muy ceñido al cuerpo y un escote bastante grande, mis pechos se miraban más grandes de lo que son.

Pero que descaro de este tío hablar a si de mí, y lo que es peor que mi esposo no le diga quién soy, en son de revancha entre a su oficina a llevaros café, y me contonee de la manera más sexy que pude.

Con permiso, ¡le traigo el café señor!

Mirando a mi esposo a los ojos

Le serví primero a el

Me incline un poco, para que Juanico viera mi culito, y hablaran más de mí.

Con voz más sensual le dije le gusta así don Juan

El sin perderse ni un detalle de mi trasero, claro guapa que si me gustan a mí.

Entendí rápidamente esa indirecta, no se refería al café por supuesto

Con permiso, (me retire)

Ernesto que mujer tan guapa tienes de secretaria, juro que no he visto a una así de sensual como ella.

Yo seguía escuchando detrás de la puerta y Ernesto solo le daba por su lado a Juanico.

Al seguir escuchando note que mi esposo nunca le aclaro quien era yo, al principio me desconcertó, pero creo que al fin entendí lo que pretendía mi esposo.

Pasaron los días, del tema no lo hablamos.

Una tarde llego Juan, a buscar a mi esposo, pero no él no estaba

¡Hola guapa! ¿Esta Ernesto?

Le respondí

No

Mejor me contesto

He venido a verte a ti

Sabes desde que te conocí no he dejado de pensar en ti, me decía

Eres una mujer muy guapa y tienes un cuerpo de tentación, que logras que mis más bajas pasiones se enciendan pensando en ti.

No daba crédito a lo que escuchaba, este hombre abiertamente me estaba tratando de seducir.

Entrando en su juego le respondo

Por favor así se lo debe decir a todas

No tú eres especial, te lo aseguro

Por dios eso no se lo cree usted, le dije

Vamos corazón no seas así, que te cuesta

Que me cuesta que le pregunte

Tú sabes que me dice

¡No! No lo se

Quiero tenerte, quiero que seas mía

¡Wow! pensé, este hombre no pierde su tiempo, bueno si mi esposo no hizo nada al respecto, lo hare yo

Usted sí que es directo Juan, le respondí

Claro con una mujer así, no me gusta perder el tiempo

Pensé si lo de he de hacer, debo obtener algo a cambio, soy una mujer de negocios y todo se vale en los negocios.

Mire Juan seré honesta con usted, usted conoce la situación por la que atraviesa la empresa donde trabajo, don Ernesto me ha dicho que usted tiene la manera de ayudarnos a cerrar un trato con una empresa importante. Así que si quiere lo que está pensando, consíganos ese contrato y estaré a su entera disposición para que haga lo que quiera.

En los negocios se deben utilizar todas las herramientas que una tiene.

Sin decir ni una palabra Juan se retiró de la oficina, con una sonrisa de satisfacción y de triunfo.

Al día siguiente recibí una llamada, era Juan

Hola guapa, tengo listo tu contrato y esta noche te lo entregare firmado, pero antes quiero verte, quiero que vallas vestida lo más sensual que tengas, si al verte no me satisface como vas, romperé el contrato.

Toda la mañana estuve impaciente, quería llegar a casa y buscar algo que ponerme, la situación empezaba a excitarme.

No batalle en encontrar algo sexy, me vestí con un vestido de pliegues color azul marino un poquito arriba de mis rodillas, con un escote que lograba resaltar mis tetas además era bastante ajustado el cual resaltaba mi cuerpo, medias negras, unas tanguitas negras bastante coquetas, el pensar lo que sucedería empezaba a mojarme.

Me cito en un bar, al llegar el me esperaba en el estacionamiento

¡Que buenísima te ves!

¡Gracias!

En un instante me tenía abrazada acariciándome todas, me recorría con sus manos, me comía a besos

A penas y pude decirlo ¿el contrato?

¡Cállate eso está arreglado!

Me subió a su automóvil y nos fuimos del estacionamiento, recorrió unas calles y se estaciono detrás de una bodega.

El lugar estaba totalmente oscuro

Y me dijo

Ahora me darás una mamada, y dependiendo de cómo lo haces te daré las primeras hojas de tu contrato

No lo dude ni un momento, y con mi mano tome su pantalón y le baje la cremallera, sentí un bulto enorme sobre su pantalón,

¡Ohhh dios! ¡Es enorme! Pensé

Por fin pude sacar esa polla

Era de un color grisácea, rojiza y con una cabeza enorme, lo que me voy a comer que rico, yo estaba excitada sentía mi coño húmedo, la situación era muy erótica

Empecé con mi lengua alrededor de su polla

¡Mmmmmmm! ¡que rica corazón!

¡Es enorme!!!

¡Dámela!

El inclino su asiento hacia atrás quedando acostado, mientras yo con mi lengua humedecía todo su tronco enorme, bajaba y subía con la lengua, saborea esa polla, le acariciaba las bolas con mis manos, y continuaba lamiendo esa polla

¡Mmmmm que rica!!!

¡Empezaba a crecer y crecer más ese miembro!!!

Que delicia de polla

Con su mano me introdujo su polla en mi boca

La sentí dentro hasta mi garganta

¡Es enormeeeeeee!

¡Glup! ¡glup! ¡glup!

El chasqueo de mi saliva en su polla al entrar en mi boca

Que placer le estaba dando al cliente de mi esposo

Si supiera mi esposo lo que estoy haciendo

Eso incrementaba mi excitación, yo estaba con mis tetas y pezones durísimos

Sacaba y metía esa polla en mi boca, ohhhh que placer el sentir esa polla en mi boca

¿Te gusta corazón?

Continua zorra… haz lo tuyo

Al escuchar aquello me calentó de tal forma que incremente la succión, le mamaba la polla con celo de zorra, la mamaba todita

¡Que rico! ¿Corazón te gusta?

¡Si!... ¡Sí!...! ¡Si!...

Sique no te detengas, ¡lo haces muy bien perra!

Sujeto mi cabeza con su dos manos y me metió toda su polla en mi boca, y empezó a bombear dentro de mi

Con mis manos acariciaba sus bolas, sentí que en un momento a otro se vendría dentro de mi boca, sus jugos empezaban a sentirse más espesos

¡Siguió bombeando con un movimiento frenético!!

¡Tómatela toda perra!!

¡Es toda tuya!

¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!

¡Un grito de placer!!!

Al momento de soltar su lechita dentro de mi

No podía respirar, al intentar tragarme su lechita

¡Mmmmmmmmmmmmmmmmm!

Que rica…………. Calientita, espesita, saladita. ¡Que delicia!

Que bien la mamas corazón… me dijo

¡Es la mejor mamada que me han dado!

No te limpies… me dijo

Que aún no terminamos

¡La noche apenas comienza!

Encendió el automóvil, ni siquiera se subió los pantalones, condujo con su polla a la vista

¡Vamos corazón hazme una paja! Con esa manos

Mientras conducía, yo le hacia una paja, suave, rica, sin prisa, su polla volvía a ponerse dura otra vez

¿Así corazón? le pregunte

¡Vas bien, sigue!

Busco un callejón

Más oscuro todavía

Detuvo el vehículo

Abrió la puerta, se bajó, se quitó el pantalón, la camisa, se desnudó totalmente, la noche era ideal, no hacia frio.

Me dijo

¡Bájate!

Lo obedecí

¡Su polla estaba otra vez bien dura!

Me baje

Fui hacia el

Me abrazo

¡Al sentir su miembro en mi cuerpo, me calentó aún más!

Me beso, me acaricio, me levanto el vestido, me siguió besando, con su mano me empezó a acariciarme mi coño

¡Perra lo tienes bien mojado! me dijo

Con gemido asentí

¡Mmm… si!

Empezó a meterme sus dedos en mi coño, yo ya estaba lista para recibir esa enorme polla, mi coño estaba totalmente dilatado, húmedo y pidiendo a gritos una polla bien adentro de mí

¡Mi temperatura era altísima!

¡Seguía acariciando su polla con mi mano, y él me daba una nalgada!!

¡Perra pero que nalgas tienes, son enormes y están bien duras, me encantan tus nalgas!!

¡Son tuyas corazón!

Me aprisionaba a su cuerpo, mi vestido salió volando, solo me quede en medias y mi tanga, la cual estaba totalmente mojada

Cuando de repente, con su mano hizo a un lado mi tanga, y lentamente empezó a meterme su polla

Estábamos los dos frente a frente desnudos, y él me metía su polla, que sensación tan rica, empezaba a bombear en mi coño

¡Ohhhhh que rico se siente!

¡Sigue! ¡Sigue no te detengas!

¡Dame esa polla más adentro!

En un segundo metió toda su polla, yo estaba de puntitas, que sensación de placer, de un momento a otro voy a correrme

¡Sentí como me partía el coño con ese tronco que cargaba!

Continuo bombeando, ¡yo extasiada de placer me entregue a el!

Dimos unos pasos hacia el frente del automóvil, sin sacarme su polla, esos pasos fueron exquisitos el sentir esa polla dentro de mí y moverme junto con él, me levanto me recostó en el frente del vehículo, sentir el calor del motor, produjo un escalofrío en mi cuerpo, que mi coño apretó su polla, el placer es indescriptible.

¡Dame más corazón!

¡No te detengas… la quiero toda, dámela…! ¡Métemela más!

Empezaba a gritar de placer

Quiero todo corazón

Su bombeo respondía con mis contracciones de mi coño, que sensación,

Sacaba y metía, que delicia de momento, no quiero que termine pensaba

Su polla rozaba mi interior, mi coño empezaba a chorrear líquidos de placer, no te detengas, ¡dámelo!

Sentía como su enorme polla tocaba casi el fondo de mi coño, ¡ohhhhhh dios que placer me estaba dando!

Su ritmo aceleraba, de un momento a otro se iba a correr dentro de mí

Lo quería dentro de mí

Toda su lechita

Después de tragármela

La quería en mi coño

Toda su leche era para mí

Un grito de placer

¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!

¡Toma perritaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

Mis manos, mis uñas se clavaban en su espalda

¡Córrete, junto a mi le gritaba!

¡Córrete conmigo!

¡Dámelo!

¡Lo quiero!

¡Ahhhhhh…… un suspiro!

Que rico lo haces me dijo

No pude decirle nada, el placer era tal, que mis piernas no respondían

Él se quedó dentro de mí, su polla, volvía a su estado normal, que sensación tan deliciosa, que hombre me había follado en la calle, que rico.

Vamos corazón has cumplido tu parte me dijo

Yo había olvidado que todo esto era plan, que importaba, lo hubiera hecho por nada, lo pensaba

¡Te has comportado como toda una perra! me dijo

Te has ganado lo que pedias

¡Dáselo a tu esposo!

¡Me levante de inmediato!

¡Pero como!

¿Sabías quién era?

¡Claro!

Tu propio esposo me lo dijo

¡Me quede helada con esa respuesta!

Has salvado el negocio de tu esposo, perrita

¡No podía creerlo!

¡Me habían puesto una trampa y he caído!

¡Ups!

FIN
Reviews
Your review
Excellent
Good
Regular
Bad
Regrettable
NOTE: In order to add favorites, rate and post reviews you must login or create a new account if you are not registered.
0 published reviews