X
This website uses its own and third-party cookies to provide our services and display advertising related to your preferences. If you close this window by pressing the 'X' button, we consider that you do not want to see this message again
Password
Username
El premio
Author: 
Transexuales
21-Sep-2019
133
El premio
Un travesti en la intimidad, concursa y gana un vestido de novia.
Esto que os voy a contar, me ocurrió hace 2 años, entonces tenia 25, soy un varón que en la intimidad de mi hogar, donde vivo solo, me convierto en una mujer elegante y muy sexy. Perfectamente maquillada, vestida y arreglada hasta el último detalle. Mis amigos y amigas que conocen mi otro yo femenino dicen que soy muy pasable y bastante atractiva como mujer. Una de mis aficiones cuando me convierto en mujer es la de comprar todo tipo de revistas femeninas. Desde hace años que había estado mandando multitud de respuestas comerciales a sorteos, promociones, premios etc,etc, donde siempre pongo mis datos femeninos. Ah,, una cosa, cuando asumo mi rol femenino mi nombre es Maria.

La suerte siempre me había sido esquiva, nunca había ganado nada. Un día recibí una carta, esta fue la primera sorpresa, después de leerla tuve que volver a hacerlo por que no podía creer lo que decía en ella. Comprobé el nombre del sobre, y si, era para mi, ponía Sra. Maria ……….. . Era de la revista "Novias del siglo XXI", había ganado el segundo premio del gran concurso, el regalo consistía en un vestido de novia y todos los accesorios por un valor total de 3000,00 € a gastar en una tienda de mi ciudad de una cadena especializada en vestidos de novia. ¡!!!! 3000.00 € ¡!!!! Exclamé. Podría escoger el vestido que me gustara y llevármelo a casa. Seria un tesoro para el resto de mi vida

El siguiente sábado me dirigí a la tienda, aunque hacia años que me compraba ropa, lencería y zapatos de mujer para mí, siempre lo había comprado en grandes almacenes y sin tener demasiada relación con los empleados. Mire un poco en los escaparate y cogiendo aire decidí entrar. Solo cruzar la puerta fui transportado a un mundo de feminidad por el ambiente del lugar. Había cientos de vestidos de distintos estilos. Como clientes solo había una mujer de media edad con tres hijas que hacían bastante bullicio. Yo era el único hombre, creo que los ojos de todas la mujeres, clientes y personal de la tienda se posaron en mi. Una atractiva morena, que resultó ser la encargada, se acercó. Le expliqué lo del premio y le enseñe la carta. "Oh, claro, ningún problema,¿Está su novia con usted?", dijo mirando a mi alrededor. "Ehhh… no, no tengo novia" respondí "¿Su amiga pues?". "No, lo siento pero no tengo ni novia ni amiga" dije. "Oh, que pena, como usted puede ver no tenemos ropa para hombre y el premio ni tiene la alternativa de cobrarlo en metálico" dijo compungida, Ese era el momento que estaba soñando, sentí como mi cara enrojecía y le dije que quería el premio para mi" Creo que me gustaría un bonito y sus complementos para mi, si puede ser" dije de un tirón. Primero se sorprendió un poco, pero después me dijo "Bien, será la primera vez que vestimos aun hombre joven como usted, pero por supuesto que tiene derecho al premio". Ahora la tienda estaba bastante llena y me propuso que volviera otro día cerca de la hora de cerrar "Cerraremos la tienda y usted podrá mirar todos los vestidos sin sentirse embarazoso por la presencia de otros clientes" explicó. Me pareció una buena idea y acordamos una cita para la semana siguiente

El gran día había llegado, me vestí nerviosamente, decidí ponerme unas braguitas de seda y con encajes debajo mis pantalones masculinos. Quería estar femenina para ir a escoger y llevarme mi vestido. Llegué a la tienda justo en el momento que salía el último cliente, detrás de mi cerraron la puerta, pusieron el rotulo de cerrado y corrieron las cortinas. El nombre de la encargada era Teresa y me presentó a sus dos jóvenes asistentes, afortunadamente esas dos estaba ocupadas arreglando y ordenando la tienda. Teresa me enseño un vestido "Mire, este modelo es muy popular este año". Era un modelo de línea bastante recta en seda blanca. " Es bonito, pero yo había pensado en un vestido muy femenino, que fuera con anchas faldas holgadas, con enaguas debajo, anchas mangas, con brocados, gasas, bueno ya sabe usted, esa clase de cosas" dije. "Ah usted quiere un vestido que haga el efecto de llevar como un meriñaque" dijo con una sonrisa. Mi cara estaba enrojecida. Me llevo hacia donde estaban colgados una serie de vestidos, todos de falda muy larga y ancha, Si, ese era el tipo de vestido que había querido decir. Era difícil escoger, eran todos muy bonitos, me enamoré de uno que tenia el cuerpo de seda decorado con elaborados encajes, anchas mangas, voluminosa falda reluciente de seda., solo de tocarlo me estremecí. Era el vestido mas femenino que jamás había visto.

Debía de ser especial pues su preció era de 2000.00 €. Estaba muy contento ya había escogido el vestido y recobré mi compostura, ahora solo quería poder marcharme rápidamente de la tienda con el vestido. Pero teresa dijo " Va a necesitar una faldas interiores para dar volumen, unas telas de encajes que van a dar mucho volumen, para que el vestido quede bien, tenemos unas echas en Paris muy bonitas, también va a necesitar ropa interior y zapatos" dijo, mi plan de salir rápido se difuminó

"Déjeme ver que podemos encontrar que se adapte a su gusto" Volvía a enrojecer aun mas cuando Teresa iba enseñándome conjuntos de lamas exquisita lencería " ¿Ve alguna cosa que le guste?" preguntó " Eh… quizás este" sugerí señalando unas braguitas bastante simples de color rosa " No, quizás ese conjunto sea mejor" me enseño un conjunto de encaje precioso de color blanco, compuesto de sostén, braguitas y liguero. Eran de la marca La Perla, eran bastante caras, lo acaricié con las manos "Quizás sea demasiado bonito, total debajo la falda interior y el vestido casi no se van a ver" dije. Pero Teresa me respondió "No debe de pensar así, yo siempre les digo a mis clientas, no hay nada mejor que una bonita y sexy ropa interior para empezar bien una buena noche de bodas" mostrándome el conjunto de lencería por ella escogido " Oh, perdone si he dicho algo embarazoso, mire, estas medias blancas serán el complemento ideal, solo falta escoger los zapatos….. creo que estos le irán bien", había escogido unos zapatos de corte clásico de 14 cm. de tacón, este era muy fino. Bueno ya lo tenía todo, ya podría irme. "Pase ahora al probador que miraremos como le queda"dijo. Esto si que me sorprendió "¿Qué?.¿Quiere que me lo pruebe ahora aquí?. No, no hace falta seguro que me irá todo muy bien" repuse muy nervioso. Ella negó con la cabeza y me dijo "Oiga, el vestido necesita arreglos para ajustarlo a sus medidas y también se tiene que probar la ropa interior y los zapatos para ver como le queda, no podemos permitir que una cliente se lleve el vestido sin haber echo los arreglos necesarios y las modificaciones necesarias, no querrá llevarse un vestido que no se ajuste a la perfección y siempre ayudamos a nuestras clientas en la lencería" dijo, antes de que pudiera protestar sus dos asistentes me estaban acompañando al probador. "Llámenos si necesita ayuda, señor, estaremos aquí mismo, los ligueros pueden causarle alguna dificultad si no esta acostumbrado", dijeron los asistentes saliendo del probador y cerrando la cortinas tras ellas.

Me di cuenta de que no iban a permitir que me llevara el vestido sin probármelo, lo haría lo mas rápido posible, ahora ya no podía irme sin el. Me desnudé, me puse el sostén, luego los ligueros y las medias y después las braguitas, un escalofrío recorrió todo mi cuerpo, el panel frontal de las braguitas era de encaje bastante transparente. Llegó el turno de los zapatos, eran altísimos, yo desde hace años uso zapatos de tacón en casa, pero como máximo de 8 o 9 cm., la diferencia hasta 14 cm. se notaba mucho. Teresa entró " Oh, esta usted fantástico, mejor dicho fantástica, le voy a hacer una confidencia profesional, hace pocos días vendimos 3 conjuntos iguales al suyo a la Sra.……………….( una famosa asidua a la prensa rosa). Piense, la próxima vez que la vea en la TV o en alguna revista quizás lleve la misma lencería que usted. Ahora chicas ayúdenme con la falda interior que yo llevaré el vestido".

Las asistentes me sacaron del probador y me llevaron a una especie de pedestal, casi no podía caminar, esos tacones eran inhumanos. Una de las chicas empezó a ponerme la falda interior, me comentó que se usaban centenares de metros de tela, para poder dar el volumen necesario, Muy nerviosa pasé los pies por la cintura de la falda interior, menos mal que la asistente me ayudó a guardar el equilibrio, pues con los zapatos hubiera sido muy difícil no caerme, me lo ajustó a la cadera. La asistente intentando alisar la tela, rozó la parte frontal de mi braguitas, haciendo de que mi sexo surgiera una respuesta inmediata.. Oh no, Puede sentir como mi pene se ponía tieso, se escapaba por el lateral de la braguita. Cuando mas intentaba no tener una erección, mas dura se me ponía. Mis mejillas estaban rojas como un tomate " Oh miren esa cosa tan dura que hay dentro de las braguitas, me parece de que nuestro cliente está disfrutando de toda la feminidad de este momento" Mi cara enrojecida era humillante, las asistentes un tanto alocadas, me pusieron una segunda falda interior, esta por la cabeza, mi cuerpo de cintura para abajo ya había desaparecido entre tanta capa de ropa sedosa. Teresa llego con el vestido y entre las tres me lo pusieron y abrocharon la cremallera posterior. Mi aspecto era fantástico parecía una novia a punto para la boda

Me miré en el gran espejo. Cuando me movía las múltiples capas de faldas también se movían como si tuvieran vida propia y a cualquier movimiento por pequeño que fuera se oía el roce de la ropa, podía sentir la tirantez que hacían los ligueros en las medias. Me pareció que con un buen trabajo de maquillaje y peluquería, podría pasar por una bonita novia, Una de las asistentes me colocó un pequeño sombrero blanco con un velo.

Teresa marcó con agujas los bajos del vestido y tomó nota de los arreglos. Ahora, quería poder cambiarme de ropa y poder escapar de la tienda. El vestido estaría en dos semanas. No sabía si podría esperar tanto tiempo

Pasaron unos diez días, durante este tiempo una mujer de la revista "Novias del siglo XXI", había dejado varios mensajes en mi contestador. Finalmente me encontró en casa, pedía por Maria, le dije que se había mudado y que no sabía su nueva dirección, pareció creérselo y no volvió a llamar

Unos días después llamo Teresa diciendo que aquella tarde me llevaría el vestido y los accesorios a casa. Esperé nerviosamente su llegada, Teresa llegó, vestía un ajustado vestido de satén azul, Estaba muy sexy

Tomamos un café, me dijo que era natural de Brasil, eso explicaba su piel morena y el largo pelo negro que le llegaba hasta la cintura. Me la imaginé andando por una playa de Rio en topless, con su firme busto moviéndose al ritmo de sus pasos y sus culo moviéndose al ritmo de la salsa con solo la fina tira del tanga. Como si estuviera leyendo mis pensamientos, cruza las piernas y me permitió ver hasta el final de las medias, que eran con liguero y el pequeño triangulo de la braguita.. Cristo, ella sabía que lo estaba haciendo a la perfección, el bulto que ya no podían disimular mis pantalones iba en aumento continuo.

Me dijo que me probara el vestido, para comprobar que todo estuviera correcto. Cogí el vestido y todos los accesorios y fui hacía mi habitación. Me pues la lencería, las medias, los zapatos, las faldas interiores y finalmente el vestido. Casi me desmayo de emoción al sentir las capas de seda en mis piernas y el tacto del vestido en mi cuerpo. Mi corazón iba a mil. "¿Está todo correcto?", preguntó Teresa llamando a la puerta y abriendo. "Oh muy bien ¿Te gusta?". Tuve la necesidad de preguntárselo. "Déjame ponerte un poco de maquillaje y veras la diferencia". Empezó con una sombra de ojos azul, bastante mascara y lápiz de labios de color rojo brillante. Me miré ene. Espejo, estaba muy bien."Todos los chicos querrán casarse contigo" dijo Teresa riendo. Espera y veras, Enpezo a levantarse el extremo inferior de su falda, llevaba la ropa interior del mismo color que el vestido, empezó a acariciarse la parte anterior de sus braguitas, con otra mano me estaba acariciando mi sexo "Mmmmmmm… esto esta muy bien, vestirse de mujer es fantástico, pero aún queda lo mejor. Pero yo se lo que las chicas como tu quieren de verdad", me sacó el vestido y las faldas interiores, quedando solo en lencería, medias y los altísimos zapatos de tacón. Me empujo lentamente hacia la cama y con sus labios beso mi pene que ya había salido por el lateral de las braguitas

Después se pude derecha al lado de la cama y sensualmente empezó a bajar la cremallera de su vestido, lo dejo caer a sus pies, estaba fantástica en su conjunto de lencería, medias y zapatos, me tomo las manos y las puso encima de sus pechos, a través de la seda pude notar unos pechos firme y duros, donde destacaba un pezón endurecido, después baje las manos por su espalda y metiéndolas por debajo de sus braguitas acaricié su culo. Yo estaba en el paraíso, guió mis manos hacia la parte delantera de la braguitas. Casi tengo un ataque al corazón. Había un bulto muy notable en el interior de sus femeninas prendas, que empezó a reaccionar solo con mi roce "¿Qué es lo que has encontrado aquí, niño malo?, sin pensarlo puse mi mano en el interior de sus braguitas y mis dedos abrazaron su miembro, ella se bajo las braguitas y pide ver un gran miembro moreno palpitante. ¿ Como podía ser un hombre esa mujer tan hermosa y encantadora?. Me dijo que se había operado los pechos a los 18 años cuando había marchado de casa de sus padres y venir para España. "A los hombres españoles les encanta encontrar una mujer como yo, con algo extra entra las piernas" dijo.

La miré nerviosamente y dije "Creo que no estoy preparado para eso"."Claro que estas preparada, solo estas un poco nerviosa, pero no puedes sacar los ojos de mi pene ¿Verdad?", contestó. "Vas a cambiar de cara, los de la revista van a sacar tu imagen en el próximo numero, Me dijeron que no habían podido contacto con Maria, naturalmente nosotros fuimos muy discretos, pero les proporcionamos unas encantadoras fotografías sacadas del video de seguridad de la tienda, Creo que harán una pagina central muy interesante ¿No te parece?" añadió.

Quedo mudo, ¿Me harían chantaje? ¿ Que podría hacer?.

Continué haciéndole caricias a su miembro "Esto está mejor, ahora quiero que me hagas unas caricias muy femeninas". Acercó mi cabeza hacia su miembro moreno y lo puso en mis temblorosos labios. Toné como su miembro se iba endureciendo dentro de mi boca, respondiendo a los estímulos que le hacia "Mmmmm esto está muy bien, ¿ves como estas disfrutando?, como una chica de verdad. Después del susto inicial, empecé a disfrutar del momento, le mamama ávidamente su pene, que tenia unos 20 cm. y era bastante grueso (5 cm.). Lentamente me saco las braguitas y dijo "Vamos, es la hora que descubras el placer que tu culito te puede dar. Yo estaba con las manos y las rodillas apoyadas en la cama, sentí como su pene recorría mi culo. Teresa dijo "Oh,si, esto es lo que estaba deseando desde que vi este lindo culito, enfundado en esta lencería de seda. He tenido fantasías con ello, solo te falta un poco de coraje, dime cuando me necesitas, cuando deseas tener mi polla en tu culo".

Mi culo ahora estaba completamente a su pene, que ya estaba investigando la entrada de mi esfínter. "Oh, Dios mío" susurré cuando noté su pene en la entrada de mi culo "Ahora va, mi preciosa novia", suavemente me penetró, me dolía, pero lo podía soportar, me penetró hasta el fondo y empezó un suave ritmo de bombeo. Estaba empalada, no podía moverme, gruñía de satisfacción, parecía a una joven virgen en su noche de boda, siendo desvirgada por su esposo por primera vez."Oh cariño, como he soñado este momento, ver tu lindo culito danzando al final de mi polla, nota como te entra hasta el fondo, después de esta noche no vas a querer hacerlo de otra forma" dijo.

Me dio la vuelta, quede tumbada sobre mi espalda acostada en la cama, las pierna levantadas y apoyadas en sus hombros, podía ver mis piernas enfundadas en las suaves medias blancas y terminadas en mis zapatos blancos de 14 cm. Cuando ella empujaba hacia delante, mi culo se levantaba de la cama, las nalgas abiertas, dejándome totalmente indefensa. Su pene se deslizaba adentro y afuera, cuando me penetraba hasta el fondo, notaba el choque de sus huevos en mi culo, ya no sentía nada de dolor solo placer, mucho placer, ella me acariciaba rítmicamente mi pene, pero cuando estaba a punto de venirme paraba, yo gemía de placer y estaba deseando que ella acabara en mi interior y que me dejara acabar a mi " No te permito acabar hasta mañana, tenemos toda la noche y tienes que estar así de caliente durante mucho tiempo, como una novia de verdad. Cuando acabe contigo tendrás que ir a comprarte ropa especial para embarazadas" dijo riendo. No se de donde sacaba las energías, pero me follo de todas las posiciones posibles, finalmente me permitió acabar junto con ella, note como un torrente de algo liquido caliente entraba en mis intestinos. Que gran sensación, me sentía una mujer de verdad. Cuando salió de mi interior, tenía el culo completamente dilatado, había sido largo tiempo invadido, me obligó a permanecer estirada de cara a la cama, con el culo al aire. "Quédate quieta así, hasta que tu esfínter se cierre, no quiero que expulses mi leche fuera, tenemos que asegurar que te quedas embarazada en esta noche de bodas".

Me desperté por la mañana exhausto, aun tenía el culo un poco irritado o dolorido, pero estaba colmada de felicidad femenina. Teresa ya esta vestida y casi a punto de irse."Adios, cielo, esta noche volveré, quiero volver a follar con mi novia" me dio un beso y se fué.
Reviews
Your review
Excellent
Good
Regular
Bad
Regrettable
NOTE: In order to add favorites, rate and post reviews you must login or create a new account if you are not registered.
0 published reviews