X
This website uses its own and third-party cookies to provide our services and display advertising related to your preferences. If you close this window by pressing the 'X' button, we consider that you do not want to see this message again
Password
Username
El amigo de mi ex
Author: 
Sexo anal
12-Feb-2019
595
El amigo de mi ex
Detrás de aquel chico tan racional se escondía el experto amante que me inició en el sexo anal
Voy a contarles mi primera experiencia con el sexo anal. Fue una experiencia hermosa con un hombre del que estuve enamorada muchos años, y que quizás tenga más capítulos por escribir. Él es un buen amigo de mi exnovio, así que coincidíamos en muchas fiestas y reuniones. De inmediato me llamó la atención la inteligencia con la que se desenvolvía. Tenía una cultura impresionante, algo que a mí me resulta muy atractivo. Además, es delgado, de complexión atlética y tiene una mirada salvaje un poco intimidante. Nos gustamos desde el principio, ahora lo sé, y siempre tuvimos conversaciones muy divertidas e interesantes. Además, tiene un sentido del humor muy agrio, lo cual realmente me fascinaba, porque no a cualquiera le queda ese papel. Con el tiempo nos hicimos buenos amigos. Yo respeto mucho su opinión y siempre he confiado en él cuando necesito un buen consejo, es una de las personas más racionales que conozco, aunque ahora también conozco su lado salvaje. Por eso también me resultaba difícil intentar alguna aventura con él, me parecía que él ocupaba su tiempo en cosas menos banales que mis deseos o confusiones sentimentales. A pesar de que sé que soy una mujer inteligente, él me hacía sentir como una simple.

Por otro lado, nunca tenía novia ni era mujeriego, casi siempre llegaba solo y se iba solo de las fiestas, algo que era de llamar la atención. Algunos de sus amigos pensaban que era gay de clóset porque su actitud hacia las mujeres resultaba inexplicable. Muchas de las mujeres que lo conocían lo consideraban muy atractivo pero algo arrogante, por lo que pocas eran las que se le acercaban. Al fin y al cabo, las chicas también queremos divertirnos.

La historia empieza cuando, después de un proceso muy doloroso, terminé con mi novio, su amigo. Me alejé un poco de todo lo que tuviera alguna relación con mi novio, incluyendo a todos sus amigos. No obstante, el contacto no se rompió del todo. Nos saludábamos en el chat y fuimos a comer en un par de ocasiones, pero para mí seguía siendo una especie de medio hermano. Aunque yo tenía un nuevo novio, en el fondo deseaba que pasara algo con él, y el hecho de que fuera tan buen amigo de mi ex lo hacía un poco más excitante. Una vez que estábamos en el chat, me dijo que tenía que hacerme una confesión. Estaba casi convencida que se trataba de algún problema en su trabajo o de que le gustaba alguna chica de su oficina, pero mi corazón empezó a latir de inmediato con la esperanza de alguna aventura. Le dije que podía confiar en mí. Me contestó que siempre se había preguntado cómo sería estar conmigo, acariciar mi cuerpo y morder mis labios. Mis ojos no daban crédito a lo que estaba leyendo. El corazón se me salió de control, las piernas y los brazos me temblaban. Siguió diciéndome lo bella que era para él y que deseaba desde lo más profundo de su ser, poder mostrarme, aunque fuera una vez, cuánto me admiraba en todos los sentidos.

Me quedé pasmada, en cuanto me recuperé, contesté lo más rápido que pude. Le dije que él también me gustaba en muchos sentidos, que era mi persona favorita para platicar y que muchas veces me había sentido muy atraída, pero que había decidido que era mejor no mover las cosas. Me propuso que nos viéramos esa misma tarde. Yo tenía mucho trabajo atrasado pero no podía negarme. Tendría que trabajar tiempo extra la siguiente semana. Quedamos en un bar cercano a mi departamento. Al llegar, él ya me estaba esperando. Yo estaba muy nerviosa al principio. Pedimos cervezas y empezamos a platicar como siempre lo hacíamos. Después de un rato, se me olvidó lo que había pasado unas horas antes en el chat, hasta que me tomó la mano. Noté que su mano estaba fría y nerviosa, lo cual me llenó de ternura y un poco de excitación. Ese hombre que para mí había sido un hermano mayor, realmente sentía algo muy fuerte por mí. Sólo dijo “vámonos”. Dejó la cuenta pagada y salimos del lugar. Me abrazó por la cintura mientras caminábamos a mi departamento. No hablamos mucho en el camino. En mi mente me preguntaba cómo serían sus besos, sus caricias, sus gemidos… Llegamos a mi departamento y fuimos directo a mi habitación. Ahí comenzó a acariciarme, lentamente, de una manera muy sensual. Con las copas que habíamos tomado, yo estaba bastante excitada. Hubiera querido que me hiciera suya en ese momento, que me abrazara y me arrancara la ropa, pero lo dejé seducirme a su manera.

Me pidió que me acostara y cerrara los ojos. Sentí sus labios acariciándome la cara, y su lengua recorriendo la zona detrás de mis orejas. Su aliento me hacía un cosquilleo muy excitante que me puso peor de lo que ya estaba. Ámame, le dije. Su voz me susurró al oído que no había prisa, que íbamos a amarnos por horas sin descanso. Aquella voz me decía que necesitaba que mi mente se abriera por completo para que disfrutara cómo cada una de sus palabras se metía en mí y me hacía gozar, cómo cada caricia suya se materializaba, penetrando mis deseos hasta que él y yo llegáramos a fundirnos en un sólo movimiento. Sentía su calor muy cerca de mi piel. Ya en ese momento mi concha estaba deseosa de recibirlo. Sus dedos pellizcaban mis pezones suave y rápidamente. Luego me besó metiéndome la lengua en el paladar. Yo gemí de placer. No me había dado cuenta cómo sus palabras y sus movimientos sutiles me tenían al borde de un orgasmo. Aquello era más que un beso, su lengua salía y entraba de mi boca, penetrándome hasta el paladar de una forma tremendamente excitante… me estaba cogiendo por la boca de una manera que me hacía rendirme al placer. Vente princesa, vente… mi amor, vente… Tomé su mano y la puse sobre mis senos; él metió su muslo entre mis piernas provocando un espasmo me recorrió de los pies a la cabeza. ¡Me estaba viniendo sin siquiera haberme quitado la ropa! No entendía qué estaba pasando, incluso me espanté un poco; le pedí que se detuviera, todo eso era muy intenso para mí. Sólo sonrió y me acarició con mucha ternura, su mirada era tan diferente ahora, como si fuera otra persona. Toda su arrogancia y su racionalidad habían desaparecido. Me tranquilizó, me dijo que me sentía vulnerable ahora pero que después iba a sentir un poder y una alegría inmensos. Me aseguró que no me iba a hacer daño, que lo único que quería hacer era mostrarme lo hermosa que era y que para eso tenía que liberar el placer que había en mí. Me dijo que las mujeres como yo tenían una capacidad natural para gozar y que por eso transformaban todo el entorno, como un especie de energía vital que debe salir para que haya alegría en el mundo. Tú eres la alegría del mundo, me dijo. Aquello me lleno el corazón de una gran emoción y lo besé profundamente, lo besé como nunca había besado a otro hombre, quería abrirme por completo ante él, hacerlo gozar a él también, devolverle la alegría que me había dado. Nos desnudamos rápidamente. Nuestros cuerpos estaban impacientes por sentirse. Me gustaría detallar todo aquel encuentro, pero me llevaría unas diez páginas más describir la forma en que nuestros cuerpos se fueron encontrando, como sus manos fueron dando forma a mi cuerpo mientras su lengua recibía el sabor de mis endurecidos pezones todo el tiempo; tener su pene en mis manos y luego sentirlo entre mis piernas fue un placer largo y húmedo que terminó en un orgasmo mutuo. Después de tomar un descanso nos metimos a la ducha y allí fue donde comenzó la parte más hermosa de todo esto.

Nos besábamos con furia bajo la regadera. Él me tenía sujeta del trasero, apretándome bien fuerte para que nuestros cuerpos se frotaran ansiosamente. Yo estaba abrazada a él, moviendo las caderas y restregándole la panocha en el muslo. Mi mano libre gozaba con su pene, duro y firme como una escultura de bronce pero con una punta suave y apetitosa como una deliciosa fresa. Nuestras lenguas se enredaban en un delirio de sensaciones muy intensas. Yo no sabía qué hacer. Eran demasiados estímulos. Quería tomar su pene, quería que me besara, que me cogiera, que me comiera los pezones, lamerle el cuello, en fin, eran demasiadas opciones. Me pidió que me volteara. Accedí gustosa, poniendo las manos contra la pared del baño. Saqué un poquito el culo invitándolo a que me hiciera suya. Él me abrazó por la espalda, tomando mis senos entre sus manos y colocando su pene entre mis nalgas. Comenzó a morderme la nuca. Yo movía el culo para sentir la firmeza de su pene. Sentí como si empezáramos a fundirnos el uno en el otro. De pronto se agachó y me pidió que sacara más el culo para que su lengua pudiera gozar mi panocha.

Me sentí extraña porque nunca le había ofrecido mi intimidad a nadie de esa forma tan expuesta. Su cara quedaría literalmente pegada a mi culo y eso me hacía sentir incómoda en cierta forma, pero recordé lo que me había dicho sobre abrir mi mente al placer. Me agarró bien fuerte de las caderas y comenzó a comerse mi entrepierna. En cuanto sentí su lengua bebiéndose mis jugos vaginales, me olvidé de aquellos prejuicios. Me sentía como una hembra en celo, siendo cortejada y a la espera de que el macho la monte, pero a la vez, sentía que aquello que estábamos haciendo era como una forma de arte, era una forma de expresar el profundo cariño y admiración que sentíamos el uno por el otro. Su nariz me hacía cosquillas cerca del culo, era una sensación sumamente excitante que me hacía desear un contacto más directo en mi chiquito. Sus dedos se deslizaban alrededor del clítoris, explorando el punto de máximo placer. Me tenía gimiendo como loca. Entonces subió su lengua hasta mi ano y empezó a lamerlo rápidamente. Aquello era el paraíso. La cabeza me daba vueltas por tanta intensidad, supongo que mis hormonas estaban a todo lo que dan. Separó mis nalgas con las manos para poder jugar con mi chiquito a su gusto. Me dijo que iba a comerse mi culo una y otra vez y que después iba a hacerme suya. Empecé a tocarme la panocha, pero él no me dejó, el clítoris y los labios de mi entrada eran territorio exclusivo de sus dedos… entonces empecé a pellizcarme los pezones. Mientras tanto, sentía cómo su lengua empujaba mi esfínter hacia adentro, convenciéndolo para que se abriera al placer que empezaba a penetrarlo. Casi desesperada le pedí que me cogiera, su pene era como una necesidad, como algo que me hacía falta tener. Empecé a venirme, las piernas se me doblaban. Entonces se levantó y me cogió. Cuando sentí su verga entrando en mi panocha casi llore de emoción. Aquello era realmente como encontrar algo que era mío, que había necesitado y buscado por largo tiempo y que ahora finalmente venía a mí. Aquel orgasmo fue larguísimo. Él acabó rápidamente mientras yo seguía viniéndome. Entonces me di cuenta de las posibilidades que tenía como mujer. Le pedí que no me sacara la verga y que siguiera bombeándome despacito. Es tuyo, no te lo voy a sacar hasta que termines, princesa. Lentamente el orgasmo se fue apagando, como una vela que empieza a menguar. Me esperó pacientemente, hasta que lentamente pude incorporarme para abrazarlo muy fuerte y besar su pecho.

Al otro día amanecimos abrazados. Yo me desperté antes que él. Me sentía en un cuento de hadas erótico. Después de tantos años de estar dormida, mi príncipe me despertaba al verdadero sentido del placer. Su cuerpo me parecía más hermoso de lo que yo nunca hubiera imaginado, y no porque fuera un modelo, sino porque era real, hecho de carne y deseo, capaz de darme todo aquel placer paradisiaco. Mi propio cuerpo me parecía mucho más hermoso, me sentí satisfecha de mí misma, satisfecha de mis tetas que habían sido mamadas hasta el cansancio, satisfecha de mis nalgas que habían sido cabalgadas con fuerza, satisfecha de mi rostro que había inspirado aquella pasión dentro de otro ser humano; en una palabra, satisfecha de estar acostada ahí con él, compartiendo nuestro deseo; no podía pensar en un mejor lugar para estar en ese momento que ahí, abrazada a él. Me dieron unas ganas inmensas de tirármelo dormido. De inmediato me puse a jugar con su pene flácido. Obviamente él se despertó y quiso participar en mi juego, pero le pedí que siguiera dormido, pues iba a explorar su cuerpo mientras él descansaba. Él comprendió mi fantasía y cerrando los ojos, quedó inmóvil. Le mordí el cuello mientras pellizcaba sus pezones suavecito. De inmediato se pusieron duros, alimentando la humedad en mi entrepierna. Él apenas podía mantenerse inmóvil, su respiración se agitó pero me siguió el juego. Seguí lamiendo sus pezones y tocándome la panocha. Luego, froté mi panocha húmeda en su abdomen y después me bebí mis propios jugos lamiéndolos en la zona alrededor del ombligo y empujando su hermoso pene de bronce con mi nariz, olfateándolo y haciéndole ligeras caricias con la lengua. Su cuerpo entero temblaba de deseo y no pudo contener un gemido cuando mi lengua empezó a gozar su deliciosa verga. Me la comí completa, la devoré a cada centímetro con una gula inexplicable. Quería comerme aquella verga hasta alcanzar las bolas. Su leche empezó a llenarme el paladar, era el líquido preseminal porque no había sentido su explosión. Tomé las bolas con una mano, con la otra lo masturbaba siguiendo el sube y baja de mi boca. Él no aguantó más y me pidió que lo dejara participar, pero le dije que no se podía mover hasta que hubiera acabado con él. Puse mi lengua en la suave punta de su hermoso pene y froté la verga con mi mano, chupándola como a una deliciosa paleta. No tardó en venirse abundantemente. Me comí parte de su leche y otra parte deje que se escurriera en su abdomen para después poder chuparla. Una vez que terminé de limpiarlo golosamente, me acosté a su lado, y nos besamos, dándole a beber su propio semen. Aquello me puso a mil otra vez y lo besé igual que la tarde anterior, abriéndome por completo a lo que pudiera pasar. Él lo notó y de inmediato me agarró el trasero de la misma forma que lo había hecho en la regadera. No hubo necesidad de palabras, me di la vuelta para ofrecerle las nalgas. Tómalas a tu gusto mi vida, hazme lo que quieras. Me abrazó por la espalda, tomando mis tetas entre sus manos y poniéndome la verga flácida y aún húmeda de su leche y mis lengüetazos, en medio de las nalgas. Su lengua me mordía la nuca suavecito y su aliento me hacía unas cosquillas demasiado excitantes. Aquella posición me hacía sentir que me poseía por completo, yo quería que me abriera y me penetrara toda, ofrecerle todo mi cuerpo a su gusto. De nuevo empecé a sentir esa necesidad de que me penetrara con el pene. Me acostó boca abajo y empezó a morderme las nalgas y a lamerme el ano con una pasión incontenible. Me metió dos dedos en la panocha y un tercero me tocaba el clítoris. Uff, empecé a gemir como nunca, su lengua y sus dedos me estaban llevando al paraíso. Entonces puso su pulgar en mi chiquito y empezó a empujar. Ni siquiera se me ocurrió resistirme, quería recompensarlo por todo lo que me había hecho vivir aquellas horas, que hiciera conmigo todo lo que quisiera, que me usara como a su puta. Paré el culo para darle un mejor acceso a sus lamidas y de inmediato mi esfínter se abrió y empezó a disfrutar de su pulgar. Ya estás lista para que te coja por el culo. El tono de su voz era diferente. Sus movimientos también eran diferentes. Sabía que me iba a coger de una manera diferente a lo que había hecho hasta ese momento, pero confié en él. No me moví, seguía acostada boca abajo, esperando su verga. Me puso una almohada debajo de la cadera para sostener mi culo paradito. Se montó encima de mi trasero, mojó su verga en mi panocha y luego la frotó contra mi chiquito. Lo hizo así varias veces hasta que mi culo era una mezcolanza de jugos vaginales, líquido seminal y sudores mezclados.

Yo me retorcía de ansiedad y movía el culo intentando ensartarme en su verga. Me puso la punta en el chiquito y se quedó quieto para dejar que yo sola me ensartara. Quise meterme su pene en la vagina pero él lo quitó. Me dijo que me estaba portando mal y que iba a tener que castigarme. Sí, castígame –pensé– hazme lo que quieras. Abrí las piernas para que pudiera metérmelo más fácil. Volvió a mojarme el culo con la punta de la verga y esta vez se recostó encima de mí pero sin aplastarme. Yo no podía moverme, me tenía totalmente atrapada debajo de su pecho. Entonces empezó a empujar lentamente. Sentí como la cola se me iba abriendo lentamente, para recibir la punta de aquella jugosa fresa. Aaaah, me duele… pero métemela más. Luego vino la parte firme del pene. Sentí cada centímetro entrándome, sentía la forma de su pene, la palpitación de sus venas conforme iban pasando por mi esfínter. Ufff, así, métemela toda. Aquello era un exquisito placer mezclado con un poco de dolor. Una vez que su verga estuvo completamente adentro de mí, juntó mis piernas para que mi trasero se apretara. Se quedó inmóvil gimiendo de placer. Podía sentir toda su verga palpitando por dentro de mí. Comenzó a bombearme, primero despacio y muy sensualmente, para que mi cola se acostumbrara al visitante que la estaba abriendo por primera vez; luego fue rápido y salvaje. Yo sólo lo oía gemir y decir que mi culo era el más delicioso que se había cogido. Cógetelo bien, cógetelo todo lo que quieras. Empezó a tirarme del pelo y morderme la nuca. Muérdeme, cógeme, soy tu culo. Cada embestida me hundía en la cama. Sentía su cadera golpeando contra mis nalgas apretadas, me lo estaba clavando realmente duro, era la primera vez que sentía toda la fuerza de un hombre entrando y saliendo de mí con aquel vigor. Me dio un poco de miedo que me lastimara, pero me di cuenta que ya me estaba cogiendo de una forma brutal y a pesar de que sentía el dolor de sus mordidas y tirones, no me sentía lastimada en lo absoluto. Aflojé el recto lo más que pude para que me entrara todo y luego lo apreté ligeramente. Él gimió y se detuvo. Podía sentir su verga hincharse y contraerse, lista para empezar a bombear esperma adentro de mi cola. Me tiró el pelo con más fuerza, haciéndome gritar; estaba retrasando la eyaculación, aún no quería venirse. Aflojé el esfínter para dejarlo que se repusiera. Luego de unos momentos empezó a bombearme de nuevo. Ahora yo sabía cómo controlarlo. Lo dejé que me gozara un poco más. Gózame todo lo que quieras, papacito. Luego voy a apretar el culo para hacer que me llenes la cola con tu leche. Aquel aflojar y apretar lo había excitado mucho más, empezó a hacérmelo lentamente, apriétame la verga mami, apriétala. Lo dejaba entrar y luego lo apretaba; cuando me ensartaba todo su miembro, sentía que me moría, agarramos una sincronía en el vaivén de sus embestidas que me fascinó. Empezamos a aullar de placer hasta que sentí su verga hinchada de semen, le pedí que me bombeara más fuerte y luego apreté el culo con más fuerza todavía; de inmediato sentí las pulsaciones de su esperma caliente escurriéndose en mis intestinos, lo que me provocó un placentero orgasmo. Sentí un ligero desvanecimiento, como si me hubiera desmayado por un segundo y luego me encontré totalmente relajada mientras él retiraba su verga, antes firme y orgullosa, ahora flácida y disminuida. Se derrumbó junto a mí temblando. Me acurruqué y le di un beso en la mejilla. Sentí su temblor, la fragilidad de su cuerpo que se había entregado por completo, lo cual me dio mucha ternura. Lo besé con furia para agradecerle su entrega y también para hacerle sentir un poco mi superioridad femenina, y luego lo dejé descansar entre mis brazos. Lentamente nos quedamos dormidos en ese mundo de fantasía donde sólo nosotros existíamos; el mundo exterior, era apenas un recuerdo nebuloso de algo que alguna vez existió y que siempre podía esperar todo el tiempo necesario hasta que nuestros cuerpos deseosos terminaran de amarse.
Reviews
Your review
Excellent
Good
Regular
Bad
Regrettable
NOTE: In order to add favorites, rate and post reviews you must login or create a new account if you are not registered.
0 published reviews